NUEVA YORK, EFE.- Los arriesgados y frecuentes viajes en frágiles embarcaciones, conocidas como yolas, entre la República Dominicana y Puerto Rico, que han costado la vida a muchos, inspiró la obra “Yoleros”, que se presentará en un teatro en Nueva York.

“Yoleros”, del dominicano Alex Vásquez, sube a escena del 17 al 19 de diciembre en el teatro Bushwick Starr y está ambientada en la crisis económica de 1985, cuando la deuda externa del país caribeño aumentó y muchos salieron en yola intentando llegar a Puerto Rico.

Los dominicanos han estado llegando durante años a Puerto Rico, donde se han establecido permanentemente o vivido una temporada antes de continuar su travesía hacia Nueva York u otros estados y son la mayor población de inmigrantes que viven en la isla.

“Es un tema universal y ahora tiene más vigencia que nunca” con la ola antiinmigrante en EE.UU y los refugiados en Europa, comentó a Efe Vásquez, que emigró en 1986 junto a sus padres cuando tenía nueve años para establecerse en Nueva Jersey.

“No emigramos en yola pero siempre escuché la historia de los ‘yoleros’. Muchos factores les han empujado a emigrar y a tantos otros que siguen dejando sus países por políticas de Estados Unidos y países de Europa. Eso se trata en la obra”, agregó.

Para Vásquez, la pieza es una metáfora de la existencia: “Todos somos ‘yoleros’. Todos buscamos, en un tiempo determinado de nuestras vidas, un nuevo comienzo, como lo hizo mi familia, aunque no vinimos en yola”.

“En la pieza se tocan temas universales como el amor, la pobreza y la esperanza”, afirmó el dramaturgo, autor de “Cama para dos”, que recibió el premio Abdón Villamizar, que lleva el nombre del director venezolano que vivió cinco décadas en Nueva York.

Recordó que “Yoleros”, publicada en 2014 en la antología de dramaturgos “Palabras acentuadas”, se presentó el pasado marzo en el teatro IATI (Instituto Arte Teatral Internacional) en Manhattan y volverá a escena en el Bushwick Starr en Brooklyn.

“Yoleros” será la primera obra en español que se presente en dicho teatro en Brooklyn.

La primera parte de la obra traslada al público a la República Dominicana para el inicio de la travesía, cuando Máximo, Demencio y Dinora salen con intención de llegar a territorio estadounidense, y en la segunda, les acompañan en la travesía en que tienen que cruzar el conocido Canal de la Mona que separa su país de Puerto Rico, explicó por su parte su director, el chileno Martín Balmaceda.

“Mi reto más grande era cómo poner a los actores en una yola en el mar”, dijo Balmaceda, que logró el efecto a través de proyecciones de vídeo.

Igualmente, explicó que en la primera parte se escucha música dominicana pero en la segunda “no pertenece a ningún país porque los personajes están en una transición de un país a otro”. EFE

Deja un comentario