Unos 14 presuntos criminales murieron y otras 236 personas fueron detenidas, algunas de ellas señaladas de tener supuestos vínculos con paramilitares colombianos, durante una operación especial que realizaron los cuerpos de seguridad en la capital venezolana para combatir la creciente criminalidad.

Varios miles de militares y policías tomaron en las últimas 48 horas algunas zonas en el centro de Caracas y los estados centrales de Aragua y Miranda como parte de la denominada “Operación de Liberación y Protección del Pueblo” que activó el gobierno para combatir la delincuencia, anunció el lunes el mayor general Gustavo González López, ministro de Relaciones Interiores.

González López dijo, en una transmisión de la televisora estatal, que se activó la operación especial en “áreas donde operaban elementos de grupos delincuenciales quienes se dedicaban especialmente a actividades del paramilitarismo colombiano, bandas criminales,…extorsión y secuestro”.

Desde la madrugada del lunes fue activada la operación especial en la populosa barriada pobre de la Cota 905, en el centro de Caracas, con la participación de varias decenas de militares y policías que tomaron todos los alrededores, según reportaron medios locales.

El ministro indicó que en las acciones que se escenificaron en el centro de la capital “los criminales han sufrido 14 bajas y tienen un herido”, pero no ofreció detalles.

González López informó que en la operación en el centro de Caracas fueron detenidas 134 personas de las cuales 32 son extranjeros que están siendo investigados por supuestos vínculos con paramilitares colombianos. En la operación fueron recuperados 20 vehículos, y se incautaron doce armas cortas y dos armas largas y dos granadas, precisó el oficial.

En otra acción que se realizó en la barriada Ciudad Tiuna, en el oeste de la capital, fueron detenidas 102 personas de los cuales 8 son extranjeros que también están siendo investigados por presuntos vínculos con paramilitares.

González López expresó que el presidente Nicolás Maduro ordenó que la operación se extienda a otras regiones del país.

Venezuela es uno de los países más violentos de la región, con una tasa de homicidios que según registros oficiales está en 39 por cada 100.000 habitantes, pero que de acuerdo con cálculos de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia cerró el 2014 en 82 por cada 100.000 habitantes.

Maduro activó en el 2013 un plan especial para combatir la delincuencia que implicó la salida a las calles de varios miles de militares. La decisión fue criticada por las principales organizaciones de derechos humanos del país y partidos opositores que plantearon que era riesgoso utilizar funcionarios que no estaban preparados para labores de seguridad ciudadana.

Deja un comentario