Residentes, activistas y organizaciones civiles y proinmigrantes de Doral, cerca de Miami (EE.UU.), quieren que el precandidato presidencial republicano Donald Trump devuelva las llaves de la ciudad que el alcalde le entregó en marzo pasado.

Según informó hoy el sindicato SEIU Florida, uno de los peticionarios, mañana miércoles harán la solicitud a las autoridades municipales, aprovechando que una concejala de origen mexicano presentará una moción con vistas a una resolución de condena de los “comentarios ofensivos” vertidos por Trump contra los inmigrantes.

“Los comentarios de Trump son ofensivos para todos los latinos, especialmente para la comunidad de indocumentados”, señaló en un comunicado Bertha Sanles, miembro del grupo United Families.

Sanles, ella misma madre indocumentada, opinó que el empresario inmobiliario “está centrado en promover el odio e ignora las contribuciones económicas positivas” de los inmigrantes a este país.

Donald Trump hizo unos comentarios despectivos sobre los inmigrantes mexicanos al lanzar su precandidatura presidencial con los que se ha granjeado el rechazo de una buena parte de los latinos y le ha costado varios contratos, entre ellos con los canales de televisión Univision, ESPN y NBC, la cadena de grandes almacenes Macy’s y el organizador de las carreras de coches de Nascar.

El alcalde de Doral, Luigi Boria, entregó en marzo pasado las llaves de la ciudad a Trump, dueño de un complejo hotelero en esta urbe que en enero fue sede del certamen de Miss Universo, también de su propiedad.

Entre las organizaciones que respaldan la iniciativa para que Trump devuelva las llaves figuran United Families, Students Working for Equal Rights (SWER), la Asociación de las Madres y Mujeres Venezolanas en el extranjero (AMAVEX), el Club Democrático Venezolano-Americano, Dreamer’s Moms, WeCount! y Homestead Equal Rights for All, entre otras.

Doral es un área del condado de Miami-Dade con un gran porcentaje de población venezolana. EFE

Deja un comentario