TÚNEZ. Las autoridades tunecinas detuvieron a 30 personas sospechosas de tener lazos con extremistas tras el atentado suicida contra la escolta presidencial, e identificaron al atacante como un vendedor ambulante de la localidad.

El Ministerio de Interior dijo en una declaración el jueves que la policía forense identificó al atacante como Houssam ben Hedi ben Miled Abdelli de 27 años a través de su ADN. Agregó que era de un barrio de clase trabajadora de las afueras de Túnez.

El grupo Estado Islámico se atribuyó el ataque del martes contra un autobús en el centro de Túnez, que dejó a 12 personas muertas además del atacante.

En una declaración posterior, el ministerio dijo que detuvo a 30 personas sospechosas de estar relacionadas con grupos extremistas y confiscó armas en 526 redadas en diferentes partes del país en las últimas 24 horas. No especificó si los sospechosos estaban relacionados con el ataque.

La explosión sacudió a Túnez y su reciente y frágil democracia después de que dos ataques en sitios turísticos perpetrados este año por radicales islámicos mataran a 60 personas.

Un insatisfecho vendedor tunecino se prendió fuego en el 2010, lo que provocó un levantamiento a nivel nacional que derrocó al presidente y dio pie a revueltas en el mundo árabe. AP

Deja un comentario