Nueva York, AP.- Donald Trump y Hillary Clinton ganaron  este martes con facilidad sus respectivas elecciones primarias en Nueva York. El multimillonario se recuperó de una difícil racha en la contienda republicana y la ex secretaria de Estado se puso más cerca de asegurar la candidatura demócrata.

Por su parte, Clinton amplió con la victoria su ventaja en delegados sobre su contrincante Bernie Sanders, a quien frustró la oportunidad crucial que tenía para reducir la diferencia entre ambos.

La victoria de Trump en Nueva York dio impulso psicológico a su campaña, aunque su marcha hacia la candidatura presidencial republicana todavía depende de los delegados que obtenga. Si logra más del 50% de los votos, el magnate reforzaría su posición para llevarse la mayoría de los 95 delegados de Nueva York, una pesca impresionante.

Aunque aún continúa el escrutinio, Trump declaró que es “imposible” que lo alcancen sus contrincantes.

“Ya no hay competencia”, afirmó Trump durante un acto de victoria en el vestíbulo de la torre que lleva su apellido en Manhattan.

El multimillonario aderezó sus declaraciones con más referencias a la economía y otras propuestas, reflejo de que cuenta con un nuevo equipo de asesores que buscan profesionalizarle la campaña.

Sanders se comprometió a disputarle a Clinton cada elección primaria o caucus, aunque sus posibilidades de rebasarla en delegados son bajas a estas alturas de la contienda.

“Hemos intentado lograr la victoria”, declaró Sanders en entrevista con The Associated Press. “Hemos recorrido un largo trecho en los últimos 11 meses y vamos a luchar hasta el final del proceso”, agregó.

Deja un comentario