El Tergitol, la sustancia que fue derramada en el río Haina y que según el ministerio de Medio Ambiente provocó la muerte de varias especies, también afecta la salud y la empresa que vende ese químico dice puede perjudicar los pulmones.

Según datos obtenidos en el internet, de instituciones estatales y empresas dedicadas a la manufactura de químicos, esta sustancia se puede absorber por inhalación, a través de la piel y por ingestión.

Si la exposición es de corta duración es corrosiva para los ojos, la piel y el tracto respiratorio. Su inhalación puede originar edema pulmonar que, a menudo, se pone de manifiesto pasadas algunas horas y se agravan por el esfuerzo físico. También altera los mecanismos endocrinos.

“Es muy tóxico para los peces y otros organismos acuáticos y no se degrada con facilidad, tardando meses o incluso más en biodegradarse de la superficie del agua o de los sedimentos del suelo. Su bioacumulación es significativa en organismos acuáticos y en pájaros”, dice la página web del ministerio de Agricultura y Pesca de España.

Asimismo, puede causar malestar abdominal, náusea, vómito y diarrea. La aspiración de los pulmones puede ocurrir durante la ingestión o vómito, resultando en daño al pulmón. Mientras que el repetido contacto con la piel puede causar dermatitis.

Según el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, el derrame de la sustancia química provocó daños a especies marinas como sardinas, morena, pez gato, entre otras, por lo que advirtió que habrá sanciones para la empresa de donde se vertió el producto, pero dijo que ya la situación está controlada.

Dejar respuesta