Es el siguiente paso en la historia del año en el mundo de las celebridades. Es el muy anticipado estreno de la serie documental de Caitlyn Jenner sobre su nueva vida como una mujer transgénero. Muy a modo, “I Am Cait” (que se estrena el domingo a las 8 p.m. hora del este en E!) abre con la otrora Bruce Jenner, con el cabello enrollado en enormes rulos, siendo peinada y maquillada en casa mientras sostiene una ampliación de la explosiva portada de Vanity Fair que le siguió a su entrevista de abril con la periodista Diane Sawyer.

Sí, la transición de Bruce a Caitlyn ha sido un espectáculo altamente orquestado, y la más reciente fase de la campaña es “I Am Cait”. Y, como es típico de los reality shows, no hay una escena en este primero de ocho episodios que no parezca montada para impulsar una narrativa brillante. Aun así, hay algo más sustancial aquí. Una gratificante cantidad de autenticidad que logra superar las trampas de la celebridad.

La madre de Jenner y sus dos hermanas contribuyen a esto. Al llegar a la casa de Jenner en la costa de California para verla por primera vez como una mujer, parecen personas comunes genuinamente enfocadas en un miembro de su familia al que aman y apoyan, sin hacer caso alguno a las luces y las cámaras que están ahí para capturar cada momento.

“Me va a ser tan difícil pensar en ti como `ella’ y decir `Caitlyn’ cuando quiero hablar contigo”, le dice su madre. “Me va a tomar un poco acostumbrarme, pero quiero hacer lo que tú desees”. Al otro lado de la báscula de autenticidad están la hijastra Kim Kardashian y su marido, Kanye West.

Deja un comentario