MÉXICO.- Dos días después de que viera la luz una exclusiva entrevista con el líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo Guzmán”, que dio la vuelta al mundo, el actor Sean Penn no se arrepiente del texto que escribió para la revista Rolling Stone y dijo no tener nada que esconder sobre el tema.

“No tengo nada que ocultar” indicó el lunes en un breve cruce de correos electrónicos con un reportero de Associated Press al ser preguntado por unas fotos publicadas por la prensa mexicana en las que se le ve junto a la actriz mexicana Kate del Castillo, supuestamente antes de tener el encuentro con Guzmán.

“El Chapo”, el narcotraficante más buscado del mundo, fue capturado el viernes de madrugada en el noroccidental estado de Sinaloa, más de tres meses después de que Penn y Del Castillo se entrevistaran con él, el 2 de octubre, y a seis meses de su espectacular fuga de una cárcel de máxima seguridad del centro de México.

Penn no respondió directamente a la pregunta de si consideraba apropiado haber enviado su artículo a Guzmán antes de publicarlo para que el narcotraficante diera su visto bueno, tal y como cuenta explícitamente en el artículo.

Y al cuestionarle sobre los “muchos golpes” que le estaban llegando por esa forma de proceder escuetamente respondió que “los golpes, los está dando el texto”.

Tampoco habló claro sobre si adoptó las medidas de seguridad necesarias para proteger a su fuente.

“Mis aparatos de comunicación no tuvieron nada que ver (en la captura)”.

El actor se autodenominó en el artículo “el hombre más tecnológicamente analfabeto de la tierra” aunque describe cómo cambiaba de teléfonos para garantizar que sus comunicaciones no eran interceptadas y afirma que dejó su celular en Los Angeles cuando acudió a México a ver a Guzmán.

“No vi ojos espías a la vista pero asumo que estaban ahí”, indica en el texto.

La fiscal general Arely Gómez explicó en entrevista con Radio Fórmula que tenían conocimiento de esa cita gracias al seguimiento que estaban llevando a cabo de uno de los abogados de Guzmán y que “nos hace estar prácticamente en el lugar de los hechos”.

Pero agregó que en aquella ocasión, el 2 de octubre, no actuaron porque “las condiciones no permitían hacer un operativo”.

Sin embargo, sí lo pudieron hacer cuatro días después, cuando “El Chapo” se les escapó por los pelos en la zona de Tamazula, en Durango, estado vecino de Sinaloa, porque las fuerzas armadas optaron por no poner en peligro las dos mujeres y una niña que estaban con el capo en ese momento.

Al ser preguntada directamente sobre si la Procuraduría estaba investigando a Del Castillo y Penn, la fiscal eludió contestar y se limitó a decir, que se investigan las dos reuniones que el abogado tuvo con ellos y “posibles conductas delictivas que se hayan podido cometer en México”.

Afirmó que el interés de Guzmán por hacer una película sobre su vida fue clave en las investigaciones pero no quiso especular si Del Castillo y Penn podrían haber incurrido en algún delito por su encuentro aunque, como abogada, matizó que una cita de esas características puede quedarse en nada, ser un delito de encubrimiento o llegar “hasta algo muy grande”, todo depende de los acuerdos que se tomaran en ella.

El diario mexicano El Universal publicó el lunes 10 fotografías que parecían mostrar lo cerca que fue monitoreado la llegada de los actores a México.

Las instantáneas parecen mostrar a Penn y Del Castillo cuando arriban a un aeropuerto, luego a un hotel, y después intercambiaron saludos con unos hombres que, al parecer, los llevaron a una pequeña pista de aterrizaje, desde la que volaron a un campamento en la selva para reunirse con Guzmán.

El periódico dijo que las fotos, que parecen haber sido tomadas con un teleobjetivo, son parte de un archivo de inteligencia del gobierno mexicano al que el diario tuvo acceso.

Del Castillo fue objeto de polémica en 2012 cuando a través de twitter parecía elogiar al líder del Cartel de Sinaloa a la vez que criticaba al gobierno mexicano.

La actriz fue, según cuenta Penn en su artículo de Rolling Stone, la vía para acceder a “El Chapo” porque el capo la deseaba conocer, confiaba en ella y quería que ella protagonizara una película sobre su vida.

Tres meses después de esa cita y de que las fuerzas armadas mexicanas estuvieran a punto de detenerlo, los efectivos de la Marina mexicana finalmente lo capturaron en un sector residencial de Los Mochis, donde vigilaban una presunta casa de seguridad. Guzmán pudo escapar a través del sistema de desagüe pluvial de la ciudad, salió por una alcantarilla a la calle y robó un vehículo para seguir huyendo, pero fue interceptado un poco más tarde en una carretera. AP

Deja un comentario