La Jefatura de la Policía Nacional inició la mañana de hoy el “Primer Foro Interinstitucional sobre la Reforma Policial”, con exposiciones de expertos nacionales e internacionales, con el propósito de obtener de las fuerzas vivas del país su visión sobre las transformaciones requeridas en la entidad y su adecuada articulación.

La iniciativa cuenta con los auspicios de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID).

El Foro se enmarca en el intenso proceso de reforma, profesionalización y modernización que vive la Policía Nacional, cuyo principal objetivo es fortalecer la entidad del orden para responder efectivamente a las demandas actuales y futuras de la sociedad dominicana.

El acto inaugural estuvo encabezado por el Mayor General Manuel Castro Castillo, Jefe de la Policía Nacional; Servio Tulio Castaños, Vicepresidente Ejecutivo de FINJUS; Alexandria Panehal, Directora de la USAID y Lorenzo Jiménez de Luis, Representante PNUD.

Jefe PN afirma no hay resistencia a cambio

El discurso central del acto fue pronunciado por el jefe de la Policía, mayor general Castro Castillo, quien aclaró que a lo interno de la institución policial no se hace resistencia al cambio.

“La Policía Nacional es una institución jerarquizada y disciplinada, desde hace varias décadas se habla de reforma policial a lo interno de nuestra institución, los reclamos y exigencias de nuestra sociedad han obligado a varios de los Jefes de Policía que me antecedieron, a iniciar procesos de transformaciones que han arribado a resultados positivos”, afirmó.

No obstante, admitió que tradicionalmente la falta de una efectiva estrategia de comunicación ha dado pie a un tímido reconocimiento de la sociedad dominicana, lo que hace que se mantenga la alta percepción de que los policías se resisten al cambio.

En su intervención, el jefe policial hizo un recuento de los distintos intentos de reforma realizados por la institución del orden desde el año 1963 a la fecha.

Destaca que en enero del año 2004, se promulga la Ley Institucional  de la Policía Nacional 96-04 y para mejorar su funcionalidad el 5 de Febrero del mismo año, el Poder Ejecutivo, mediante Decreto No. 73-104 dejó establecido el reglamento para la aplicación de dicha Ley.

De igual forma, se refirió a que en el año 2005, el Poder Ejecutivo puso en funcionamiento el “Plan de Seguridad Democrática”, como política de seguridad del Estado, diseñado por la compañía de consultores internacionales New Link.

Este Plan proyectó la reforma de la estructura policial, alrededor de 7 ejes fundamentales: que son: la Dirección Nacional de Seguridad Preventiva, Direcciones Centrales de Inteligencia Delictiva DINTEL,

Investigaciones Criminales DICRIM, Asuntos Internos DICAI, Educación Policial IESPON, Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional ISSPOL y la Dirección de Soporte y Servicios.

En el 2008, se crea la Dirección Central Antinarcóticos DICAN, para hacer más eficiente la lucha contra el micro tráfico en la República Dominicana.

Obligados a crear nuevos paradigmas

El mayor general Castro Castillo afirmó, además, que como jefe de la Policía es el primero en reconocer que “estamos compelidos a crear nuevos paradigmas de gestión policial, orientados a resultados, que generen el respeto y la confianza de la comunidad a la que servimos por mandato constitucional, con objetivos bien definidos a corto, mediano y largo plazo, tomando como base las experiencias del mundo real”.

En otras palabras más importante que la sanción de una nueva Ley Orgánica o su reforma estructural son las acciones que se implementarán para producir un cambio del pensamiento filosófico del alto mando policial, lo que permitirá el cambio de cultura en los niveles más bajos de nuestra institución, esto ha de producir la genuina transformación y reforma de la institución Policial”, indicó.

Castro Castillo significó que casi todos los expertos coinciden en señalar, en que todo proceso de reforma policial, lleva consigo indispensablemente un cambio estructural en todos los órdenes, pero sobre todo en la cultura y calidad de vida de los agentes, “un cambio significativo en la rutina de trabajo de los que prestan servicio en las calles, las unidades y los destacamentos”.

De igual manera los expertos sostienen, que la ciudadanía tiene que ser impactada con los cambios cualitativos, para que realmente pueda hablarse con propiedad de una reforma policial.

Objetivo final

El mayor general Castro Castillo dijo que al final del Foro, los participantes pretenden producir un documento que contenga los puntos más importantes que hayan sido expuestos, que contribuyan a acelerar nuestra reforma policial, a corto, mediano y largo plazo, así como su costo.

“El cambio es una magnitud universal: cambian las costumbres y los pueblos, cambian las artes y la ciencia y hasta el mismo planeta cambia, por lo que como entes sociales que somos debemos estar abiertos al cambio, ya que desde un genuino enfoque humano, el cambio es sinónimo de progreso”, precisó.

Deja un comentario