BOGOTÁ, EFE.- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo hoy que su país se aferra a la esperanza de la paz, que debe ser “más estable, más amplia y más profunda”, en el discurso inaugural de la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

“Llegan ustedes (…) a un país que trabaja por un mejor futuro, que cree en la democracia y las instituciones republicanas, y que se aferra a la esperanza de la paz”, dijo Santos a los jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la reunión.

El presidente aseguró que esta cumbre se celebra “en un momento crucial” para el país y que el acuerdo firmado con la guerrilla de las FARC hace solo un mes en el mismo Centro de Convenciones de Cartagena en que se celebra la cumbre, y rechazado por la población en un plebiscito, “es y seguirá siendo la base de una transformación sin precedentes en nuestra historia”.

“Con ajustes, con clarificaciones que se harán en un término muy breve, vamos a conseguir que un conflicto de 52 años, que ha dejado más de 200.000 muertos y ocho millones de víctimas y desplazados, llegue a su fin”, aseguró el mandatario.

Enseguida dijo: “Hoy lo reafirmo en este escenario inmejorable ante los pueblos amigos de Iberoamérica: ¡la paz de Colombia será una realidad!”.

El mandatario hizo un recuento de los contactos que ha mantenido con las distintas fuerzas políticas y sectores sociales del país desde la derrota del plebiscito, el pasado 2 de octubre, como parte de “un gran diálogo nacional por la unión y la reconciliación en torno a la paz”.

“Este diálogo ha sido constructivo y provechoso. Las cientos de propuestas de ajuste y precisiones han sido cuidadosamente estudiadas para incorporar el mayor número posible y lograr un nuevo acuerdo que nos una y nos permita recoger los frutos de la paz para todos los colombianos”, explicó.

Añadió que hoy están reunidos nuevamente en Bogotá, el expresidente Álvaro Uribe, líder de la campaña por el “no” al acuerdo con las FARC, y delegados de su partido con los negociadores del Gobierno.

“Hice venir específicamente de La Habana al jefe negociador, Humberto de la Calle y al comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, a esta reunión y les di instrucciones de que no se pararan de la mesa hasta no evacuar todos los puntos”, manifestó.

Aseguró que por parte del Gobierno tienen “toda, toda la mejor disposición” para “lograr una paz más estable, amplia y más profunda”.

“¡No vamos a defraudar la esperanza de los colombianos ni de la comunidad internacional que nos ha acompañado con tanta generosidad!”, enfatizó el jefe de Estado.

El presidente hizo además un recuento de los pasos que ha dado su Gobierno en pro de la juventud, el emprendimiento y la educación, ejes de la cumbre.

Según el mandatario, lo que se quiere en esta cumbre de 22 países es “que los jóvenes de Iberoamérica -que se calculan en unos 160 millones de personas entre los 15 y los 29 años- tomen las riendas de su destino y se sientan acompañados por el Estado, por sus gobiernos, en su búsqueda de la realización y la felicidad”.

Deja un comentario