SANTO DOMINGO.  Salud Pública informó este lunes que existen las condiciones que facilitan la introducción y transmisión de Zikavirus en el país, por lo que llama a la población a aumentar las medidas preventivas, a fin de reducir los riesgos.

Salud Pública dijo que el virus ha sido reportado en países muy cercanos a República Dominicana y con condiciones climatológicas, sociales y medioambientales similares y propicias para una alta reproducción del mosquito transmisor de la enfermedad, por lo que insta a la ciudadanía, organizaciones, y entidades públicas y privadas elevar la prevención.

“Ante esa realidad, el Ministerio de Salud cumple su deber de informar a la ciudadanía, a los actores del sector salud, las instituciones públicas y privadas y, en especial, a la familia dominicana, la imperiosa necesidad de adoptar las medidas de prevención y autoprotección imprescindibles para reducir el riesgo ante la posibilidad de que en cualquier momento el Zikavirus penetre a la República Dominicana”, indica.

Orientaciones para prevenir el zika

Atendiendo al origen común de esta enfermedad tropical (el mismo mosquito transmisor del dengue y la chikungunya) el Ministerio de Salud asegura que mantiene la orientación a la población en general para que conserve bien tapados los tanques y otros envases para almacenaje de agua.

Las familias e instituciones deben eliminar los tiestos, cacharros (tapas, gomas y chatarras de vehículos, juguetes abandonados, etc.) que puedan convertirse en criaderos de mosquitos. También, introducir en fundas plásticas las basuras y desperdicios que dispongan en sus hogares, locales y entornos. Además, disponer de los desperdicios que provocan estancamiento de agua, donde nacen gusarapos, que son los futuros mosquitos adultos.

Respuesta frente al riesgo

Salud Pública informó que elaboró un plan de respuesta frente al riesgo que representa el virus en el país, el Plan busca prevenir y contener la ocurrencia de brotes de fiebre por Zikavirus, reducir la infestación del mosquito Aedes aegypti, mediante la coordinación intersectorial y concitar la participación masiva de las comunidades. También, reforzar la capacidad resolutiva de la red de servicios para atender enfermedades febriles en todos los niveles y en las comunidades.

En materia de prevención y contención el Plan incluye la realización de jornadas de eliminación de criaderos y la aplicación bimensual de larvicidas (abate) a nivel comunitario, fumigación de puntos de entrada, áreas de alta densidad poblacional y espacios masivos, así como la definición de una estrategia factible de prevención y seguimiento de transmisión vectorial.

Deja un comentario