Washington, EFE.- Rusia y EEUU chocaron hoy por el escándalo de los “papeles de Panamá”, que han destapado miles de empresas y activos opacos en todo el mundo y preludian problemas para el presidente argentino, Mauricio Macri, quien será investigado, y el primer ministro británico, David Cameron.

El escándalo ha estallado por la filtración de más de 11,5 millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca, especializado en la gestión de capitales en paraísos fiscales, y afecta a más de 140 políticos y altos funcionarios de todo el planeta, entre ellos varios jefes o ex jefes de Estado, o a sus familiares.

Al enfatizar que su nombre no aparece en ninguno de los documentos, aunque sí los de algunos socios suyos, el presidente ruso, Vladímir Putin, acusó hoy a Estados Unidos de estar detrás de las filtraciones, cuyo objetivo es, a su juicio, desestabilizar la situación social y política en Rusia.

“Y que detrás de esto están cargos públicos y los órganos oficiales del propio Estados Unidos nos lo demostró WikiLeaks”, dijo Putin durante un foro mediático en San Petersburgo.

Putin defendió, además, a su amigo el violonchelista Serguéi Rolduguin, acusado de crear empresas opacas en Panamá con ayuda de compañías estatales rusas y quien, según algunos documentos filtrados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés), lavó cerca de 2.000 millones de dólares.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado de EEUU, Mark Toner, rechazó que el país esté implicado “en cualquier modo” en la filtración de los papeles, de los que dijo que Washington todavía no ha llegado a ninguna conclusión sobre si “exponen corrupción” o no.

El portavoz adjunto de la Casa Blanca, Eric Schultz, comentó que no sabe en qué puede estar basándose Putin cuando acusa a “cargos públicos y los órganos oficiales” de Estados Unidos de estar detrás de la filtración.

“Yo solo puedo hablar por mi presidente (el estadounidense Barack Obama). Cuando este presidente habla de temas con una alta carga (política), siempre lo hace basándose en hechos”, afirmó Schultz.

A medida que crece el escándalo están aumentando también los problemas para algunos líderes mundiales, entre ellos el argentino Macri, ya que un fiscal ha pedido abrir una investigación para determinar si hubo delito en su participación en sociedades inscritas en paraísos fiscales.

Federico Delgado, titular de la Fiscalía número 6 en lo Criminal y Correccional Federal argentina, presentó hoy un dictamen, al que tuvo acceso Efe, para pedir al juez federal Sebastián Casannello que abra una causa sobre el papel que jugó Macri en las sociedades Kagemusha SA y Fleg Tradin LTD, radicadas en países del Caribe.

El pasado domingo, tras conocerse las filtraciones, la Presidencia argentina emitió un comunicado para recalcar que Macri no ha tenido ninguna “participación en el capital” de sociedades en paraísos fiscales.

El primer ministro admitió hoy por primera vez desde que estalló el escándalo que poseyó acciones por valor de más de 30.000 libras (37.500 euros) en un fondo de inversión creado por su padre, Ian Cameron, y registrado en las Bahamas.

Cameron aseguró en una entrevista con la cadena ITV que no tiene “nada que ocultar” y que ha pasado “unos días difíciles”, al subrayar que sus transacciones estuvieron “siempre sujetas a todos los impuestos del Reino Unido”.

Según el diario “The Guardian”, los documentos del bufete Mossack Fonseca revelan que el fondo Blairmore Holdings, que recibió su nombre de la finca familiar de los Cameron en Aberdeenshire (Escocia), manejó decenas de millones de libras en inversiones de familias adineradas.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, anunció su propósito de contar con una lista europea de paraísos fiscales en los próximos seis meses, a raíz del escándalo de los “papeles de Panamá”.

El presidente de Francia, François Hollande, prometió que se perseguirá a las “empresas en Europa” que faciliten la creación de sociedades pantalla para evadir impuestos.

Hoy se supo que son ya nueve los líderes chinos cuyas familias están mencionadas en las revelaciones, desde la del actual presidente, Xi Jinping, hasta la del Gran Timonel, pasando por un antiguo primer ministro, un exvicepresidente o el célebre Bo Xilai, ex ministro de Comercio condenado a cadena perpetua por corrupción en 2013.

El jefe negociador del Gobierno colombiano en el proceso de paz con las FARC, Humberto de la Calle, dijo que tuvo una sociedad familiar en Panamá, ya disuelta, y que en todo momento las autoridades de su país tuvieron conocimiento de la misma.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa defendió desde París, tras recibir un homenaje en el Instituto Cervantes, que nunca supo que se había abierto una sociedad en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas a su nombre y al de su exesposa, y aseguró que “nunca puso un dólar en esa empresa”.

Deja un comentario