PANAMÁ.-  El cantautor panameño Rubén Blades aseguró este miércoles que el escándalo generado con la filtración masiva de papeles de la firma panameña Mossack Fonseca y la creación de sociedades “offshore” es más serio de lo que percibe el Gobierno de Panamá y recomendó enfrentarlo de manera “inteligente”.

“Esta situación es más seria de lo que aparentemente percibe nuestro Gobierno. El daño potencial es enorme y requiere acciones inteligentes, y no beligerantes”, afirmó el ex candidato presidencial y abogado Blades en su sitio web

Blades dijo que el Gobierno debió responder “directamente” y en cadena nacional una vez estalló el escándalo, “planteando los argumentos necesarios y explicando a nuestra nación y al mundo por qué es injusta la acusación dirigida contra nuestro país”.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, dijo hoy en un mensaje a la nación que el escándalo de “los mal llamados papeles de Panamá no es un problema” de su nación, “sino de muchos países cuyas estructuras son todavía vulnerables para ser utilizadas para actividades que no son para el bien común de los ciudadanos”.

A su vez, Blades consideró hoy que asignarle al “embrollo” el nombre de “Panama Papers”, en vez de “Mossack-Fonseca Papers” le luce, indicó, “malintencionado, dirigido ex-profeso a denigrar a nuestro país, y/o para desacreditar al presente Gobierno. Eso debe estar claro”.

Tras la filtración, que ha destapado miles de empresas y activos opacos de personalidades de todo el mundo, el Gobierno francés anunció este martes la inclusión nuevamente de Panamá en su lista de paraísos fiscales, de la que salió a finales de 2011.

Los documentos revelan la supuesta creación de miles de empresas “offshore” para que políticos, celebridades y personajes reconocidos gestionaran su patrimonio de formas opacas.

Blades censuró a los medios nacionales e internacionales por hacer fiesta con esta noticia para aumentar el escándalo y producir más polémica, y aclaró que toda firma de abogados dedicada a crear sociedades “está legalmente habilitada para hacerlo”.

El también actor de cine añadió que espera unas investigaciones objetivas que pongan al descubierto quién o quiénes filtraron los archivos de la firma legal acreditada en Panamá y con que propósito.

Recomendó emplear “inmediatamente a la mejor firma internacional capaz de examinar la situación, asesorar y determinar cómo y a quién responder y bajo qué condiciones”.

“Que se expongan las tramas y a los tramposos, pero sin insultar a mi país en el proceso. Este asunto no es responsabilidad de mi pueblo. Respeten a Panamá”, resaltó el cantautor.

El autor del éxito musical “Pedro Navaja” aseveró que si se examina el asunto “con un poco más de atención, más allá del escarnio y el escándalo”, se verá que “todo esto luce como una acción dirigida a lastimar, denigrar y a empantanar el nombre de Panamá”.

Todo esto, resaltó, para “favorecer los intereses financieros de países que envidian nuestro presente crecimiento y éxito, y de otros que quieren recuperar su hegemonía en los mercados, no por errores de Panamá, sino por sus propia fallas”.

Remarcó en mayúsculas que Mossack Fonseca “no representa al país”, sino que es una empresa legal que opera en y desde Panamá, pero se le ha dado al mundo, manifestó, “la impresión de que nuestra República es la responsable por sus actos y los de terceros”.

Blades ironizó sobre el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) que, según se ha reportado, tuvo en sus manos por más de un año la información filtrada a la firma de abogados panameña.

El artista panameño definió al ICIJ como “un supuesto grupo independiente formado por 160 periodistas, denominado “liberal” y “progresivo” (código para “izquierdista”), y que este grupo está basado en Washington, (no se quién o qué lo sostiene)”.

¿Es posible, reflexionó Blades, “creer que ninguno de los grupos de inteligencia del Gobierno, también allí ubicados, conocía de esto?”

“Y consideremos: ¿Quién (es) están detrás del “hackeo”? ¿Se hizo desde Panamá? Y si fue desde aquí; ¿podría haber sido hecho con una de las dos máquinas (de escuchas ilegales) “perdidas” del pasado Gobierno?” de Ricardo Martinelli (2009-2014).

El actor de la serie televisiva “Fear the Walking Dead” fue más allá y lanzó la interrogante: “Perseguirán los Estados Unidos a los “hackeadores” de la manera enérgica con que han perseguido a Assange y a Snowden? Y si no lo hacen, ¿quiénes se benefician con esa decisión y por qué?”.

También afirmó que si “realmente” se quiere evitar la utilización de las sociedades “offshore” para la evasión de impuestos o para “alcahuetear ilegalidades” todos los países deberían prohibir su creación, pero que si Panamá “oficialmente” lo propone, “ningún país aceptaría”. EFE

Deja un comentario