LIBIA.- Cuatro asaltantes “enmascarados” fueron los que secuestraron a los cuatro trabajadores italianos en la ciudad de Zauara, a 117 kilómetros al este de Trípoli, el pasado 19 de julio, indicaron este domingo fuentes militares.

Según explicó el coronel Tahar al Garbali, presidente del consejo militar de la ciudad de Sebrata, los cuatro italianos entraron en Libia por el puesto fronterizo con Túnez de Ras Yedir y “horas después fueron capturados en la ciudad de Zauara por un vehículo que les perseguía”.

“Los secuestradores pararon el vehículo en el que iban los italianos, y uno de ellos cogió el coche y lo condujo hacia un destino desconocido”, explicó Al Garbali.

“Mientras tanto, el chófer de los italianos fue capturado por los otros tres asaltantes, que tras intercambiar el vehículo le abandonaron en un lugar cercano a Melita con el dinero y los teléfonos móviles de los italianos”, precisó.

Según narró Al Garbali, los asaltantes eligieron un camino muy frecuentado por los traficantes de inmigrantes y obligaron a los italianos a cambiarse de ropa por temor a que llevaran aparatos de localización.

“Hemos interrogado al chófer”, que fue hallado en una carretera cercana a la refinería de petróleo de la ciudad costera de Melita (oeste), donde hay varios campos y fábricas, según el coronel.

Un campesino de esta ciudad indicó a Efe que vio la ropa de los italianos dispersa por el suelo junto a otros dos teléfonos móviles.

Otro testigo que no quiso ser identificado dijo que “el secuestro se realizó como respuesta al Gobierno italiano después de que las autoridades marítimas arrestaran a siete traficantes de inmigrantes en la zona marítima de la ciudad de Zauara y los entregaran a la Justicia”.

En un comunicado el ministerio italiano de Asuntos Exteriores explicó que sus cuatro ciudadanos secuestrados el pasado lunes, son empleados de la sociedad Bonatti y trabajaban en una empresa constructora en el complejo que la multinacional petrolera ENI tiene en la localidad libia de Melita.

Fuentes de seguridad de la vecina ciudad de Sabrata aseguraron a Efe, por su parte, que los rehenes están en manos de milicianos de “Yaish al Kubul” (Ejército de las Tribus), uno de los grupos incluidos en la plataforma armada “Fayr Libya”, que lucha a favor del gobierno de Trípoli.

“Se ha abierto una investigación y se ha detenido al chófer que conducía el vehículo en el que viajaban los secuestrados para conocer las circunstancias en que se produjo el incidente”, agregaron las fuentes.

Sin embargo, el presidente del Gobierno libio no reconocido de Trípoli, Jalifa al Gauil, descartó el pasado jueves que milicias afines sean las autoras del secuestro de los italianos.

En declaraciones a la agencia libia de noticias estatal WAL, Al Gauil apuntó que “es muy probable que los secuestradores sean criminales que quieren desestabilizar las relaciones con Italia”.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera militarmente al éxito del alzamiento contra el régimen dictatorial del coronel Muamar al Gadafi.

Desde entonces, el país está dividido, con dos gobiernos que luchan por el control de los recursos naturales apoyados por antiguos miembros del anterior régimen gadafista, islamistas, líderes tribales y señores de la guerra que trafican con armas, drogas y personas.

De la división se benefician grupos yihadistas afines al Estado Islámico (EI) y a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que en los últimos meses han ampliado su poder en influencia en el país. EFE

Deja un comentario