SANTO DOMINGO.- La Superintendencia de Bancos tenía conocimientos de lo que ocurría en el Banco Peravia, según denunció la abogada Ingrid Hidalgo, quien informó que el soborno ascendía a 200 mil pesos a funcionarios, según consta en el interrogatorio hecho a Natacha Gabriela  González Castillo.

Hidalgo es abogada de Carlos Alberto Serret quien sometió este jueves un recurso de apelación, para que le varíe la medida de seis meses de prisión preventiva.

La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso a quien Ingrid Hidalgo  acusa de utilizar como testigo a González, dijo que hablaría luego que pase la audiencia.

Natacha González  afirma que Gabriel Jiménez y José Luis Santoro le ordenaban pagar mediante tarjeta el dinero.

En su interrogatorio, la imputada dice hizo entrega del listado del pago de las tarjetas de Gabriel Jiménez y una relación de las transferencia.

La fiscal Berenice preguntó a Natacha González si en el Banco Peravia  se acostumbraba a tomar dinero sin la autorización de los clientes titulares de las cuentas, a lo que González respondió que sí, Gabriel Jiménez y José Luis Santoro hablaban con Daniel Jiménez o Yesenia Serret y ellos procedían a hacer los retiros, respondió. En ese orden el abogado Cesar Amadeo denunció que ha sido amenazado de muerte por implicados en el expediente. Mientras Freddy Castillo antes de iniciar la audiencia dice que su defendido coronel Florentino Acosta tiene derecho a apelar y excluirlo del expediente porque no tiene nada que ver en el presente caso, solo fue utilizado, dijo.

Carlos Balcácer espera que los jueces no se dejen sorprender y mantengan la medida de coerción.

EL SOBORNO

La abogada Ingrid Hidalgo representante de Carlos Alberto Serret denunció que la fiscal tiene como testigo a una de las implicadas en el soborno, entre otros que están acusados del fraude del Banco Peravia.

En el interrogatorio que la fiscal Berenice Reynoso le hace preguntas a Natacha González Castillo, ésta admite que se les pagaba dinero a funcionarios de más de 200 mil pesos.

Deja un comentario