Eulogia Familia

La Sra. Eulogia Familia, Vicepresidenta de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) en representación de los Trabajadores es una fuerte defensora y promotora del respeto de los derechos de los trabajadores en la Republica Dominicana, así como de llevar a la práctica el diálogo social. La Sra. Familia nos concede esta entrevista como miembro ejecutivo de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), con el objetivo de poder conocer su opinión acerca de la situación de los migrantes y lo/as trabajadore/as domestico/as en la República Dominicana.

Ha sido elegida Vicepresidenta de la CIT, en representación de los trabajadores, ¿qué significa esta elección para los trabajadores de su país?

En primer lugar, quisiera expresar mi satisfacción por el reconocimiento que se otorga a la labor sindical en la República Dominicana.Esta elección da no sólo un impulso real a la acción de todo el movimiento sindical en el país, sino también a la acción internacional conjunta mediante la labor de solidaridad realizada con la CSA y la CSI.

El proceso de autoreforma sindical, iniciado con el respaldo de la CSI-CSA, ha estado centrado en dos temas: la igualdad de género y la unidad sindical, a fin de dar a los trabajadores más voz, representación y poder. Este proceso ha permitido el poder acompañar el cambio necesario, en mi país y en todo el mundo, para pasar de las políticas económicas neoliberales a un desarrollo socioeconómico, basado en el trabajo decente, en el que se combatan con firmeza la discriminación y la violencia contra las mujeres, así como cualquier otra forma de discriminación y violencia; en el que los niños puedan ir a la escuela y no al trabajo; y en el que los trabajadores y sus familias puedan acceder a una protección social adecuada y a la seguridad social, con libertad y democracia en el trabajo, a fin de que los trabajadores puedan formar sindicatos independientes y negociar libremente.

También espero que mi elección sea motivo de esperanza y orgullo para los jóvenes de mi país, ya que es para los jóvenes que estamos empeñados en construir el presente, para que puedan negociar un futuro aún mejor.

Uno de los temas abordados durante la 102.ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo es el diálogo social. ¿Cuáles son los retos que se plantean en este ámbito a los trabajadores de la República Dominicana?

Lo primero es que el diálogo se transforme en medidas concretas para la promoción de los trabajadores: el diálogo no debe considerarse un fin en sí mismo, sino un medio para obtener resultados.Los resultados del diálogo deben transformarse, en primer lugar, en políticas públicas, ya que el Estado tiene que seguir siendo el principal actor, moderador y ejecutor de las políticas.El diálogo también debe reconocerse como la base de una solución; hay que manejarlo en forma institucional a fin de formular propuestas para la elaboración de políticas a largo plazo. Por ello, es necesario que los mandantes que están representados en el diálogo institucionalizado representen firmemente su mandato.

En su opinión, ¿cómo puede la OIT intervenir para ayudar a los sindicatos con respecto a los migrantes y los trabajadores domésticos en la República Dominicana?

La acción de la OIT en mi país, y en todo el mundo, debe ayudar principalmente a que los trabajadores domésticos y migrantes conozcan sus derechos. Muy a menudo estos trabajadores desconocen sus derechos civiles, económicos y políticos, y me parece fundamental empoderarlos.Los trabajadores domésticos y migrantes son tan vulnerables que es imprescindible elaborar para ellos una serie de normas obligatorias en cada país, para que puedan gozar de derechos legítimos.

En mi país, las tres centrales sindicales nacionales más importantes han suscrito un acuerdo con los empleadores y la sociedad civil, que prevé la realización de un estudio sobre las consecuencias de la ratificación de los Convenios núms. 97 y 143, pues estamos convencidos de que es esencial ratificar estos instrumentos. Por otra parte, gracias también al fuerte apoyo del movimiento trabajador, el Parlamento está debatiendo la ratificación del Convenio núm. 189, que esperamos entre en vigor antes de finales de julio de este año.

Considero esencial que la OIT haya ampliado recientemente su ámbito de aplicación, con especial énfasis en los trabajadores domésticos, el trabajo forzoso, la trata de personas y la economía informal. La OIT debe dar respuestas a todos los trabajadores, tanto a los de la economía formal como a los que carecen de toda protección.

Aparte de la OIT, me gustaría hacer hincapié en el papel fundamental que desempeña ACTRAV para las organizaciones de trabajadores. Finalmente, destaco que en mi región es la CSA-TUCA la que ha elaborado una intensa agenda regional, compartida plenamente por sus afiliados.

Deja un comentario