SANTO DOMINGO. Emilia Benítez Figuereo, que guardaba prisión por herir a una mujer durante una riña, se ahorcó en una celda de castigo en la cárcel Najayo-Mujeres.

Benítez Figuereo tenía alrededor de cinco meses en el centro carcelario. Este jueves un juez le impuso una garantía económica de 75 mil pesos en perjuicio de la víctima, cantidad que debía pagar el 20 de Noviembre para salir en libertad.

Los parientes de Benítez explicaron que su hija les había comunicado que era maltratada por la seguridad de la cárcel. Se mostraron extraños de que el próximo 20 de noviembre su pariente saldría de prisión bajo fianza, por lo que no se explican el deceso de su familiar.

El cadáver de la joven, de 21 años fue trasladado al Instituto de  Patología, en Herrera. El hecho que está bajo investigación de las autoridades del recinto carcelario.

 

Deja un comentario