NUEVA YORK (AP).- Tiene la misma sonrisa pícara con la que conquistó a su público hace más de 50 años y continúa deleitando con su voz y su personalidad jovial a viejas y nuevas generaciones.

Raphael, de regreso en Estados Unidos con una serie de conciertos titulada “En su gran noche”, no tiene una fórmula para la longevidad, pero cree que en su caso ha tenido que ver con pasarla bien.

“No sé cuál será el secreto”, dijo el astro español entre risas en una entrevista reciente con The Associated Press. “Quizás, puede ser, que soy una persona que tiene la inmensa suerte de trabajar en lo que le gusta, en lo que le apasiona, y encima tener éxito en ello”.

“Una persona que se levanta por la mañana a hacer lo que le gusta y encima tiene éxito en ello pues yo creo que ya tiene bastante ganado, ¿no?”, recalcó. “Una persona que se levanta y tiene que ir a una oficina que no le gusta nada, porque lo que se hace allí no le gusta, pues tiene que estar siempre un poquito más preocupado”.

El intérprete de clásicos como “Yo soy aquel”, “Detenedla ya” y “En carne viva” actuará el miércoles en el Teatro Beacon de Nueva York tras haberse presentado el viernes en el Teatro Microsoft de Los Angeles. El fin de semana pasado estuvo en Houston y Austin, Texas, y el próximo actuará en Miami y San Juan de Puerto Rico.

Tras el éxito de su álbum “Sinphónico” y una gira homónima que lo ha llevado por toda España y Latinoamérica y que retomará tras su paso por Estados Unidos, promete “una gran noche no solamente para mí, sino también para el público. Y para eso lo único que hay que hacer es cantar éxito tras éxito tras éxito, de los míos, para que sea una gran noche para todos”.

Podría pensarse que sus giras maratónicas conllevarían grandes rigores para el cuidado de su voz y su persona.

“Bueno, la verdad que yo no me cuido, bien es verdad que no me descuido”, dijo el cantante septuagenario, quien en 2003 se sometió a un exitoso trasplante de hígado. “Yo soy una persona que no fuma ni bebe… que procura descansar lo más posible, no hablar si no es necesario. Quiere decir que cuando estoy en concierto, que es casi todos los días, a partir de las dos de tarde pues ya no hablo para que cuando sea la sesión en la noche mi voz esté limpia, fresca, y la gente pueda disfrutarlo”.

Entre sus próximos proyectos está un álbum con temas nuevos que grabó a principios de año y que lanzaría en noviembre, aún sin título. Tampoco descarta un nuevo disco de duetos como “Raphael: 50 años después”, que grabó con 21 artistas para celebrar sus bodas de oro con la música en 2013.

De hecho, aún le “gustaría hacer muchísimas cosas” más y físicamente siente que puede.

“Hay una cosa que es indudable”, señaló Raphael. “Cuando tú tienes años haces mejor las cosas, lo que pierdes son facultades. Pero, afortunadamente, las facultades, al trasplantarme (el hígado) me las han puesto nuevas. … Aquí tienes a un chico de 25 años o 30 años con esa fuerza pero con la sabiduría de una persona de los años que tengo yo”.

Deja un comentario