San Juan, Puerto Rico, EFE.- Puerto Rico celebró el Día Nacional de Hacerse la Prueba de VIH con la intención de facilitar que se conozca mejor la incidencia de un virus que se calcula que afecta a unas 21.000 personas en la isla.

La Asociación local de Médicos Tratantes de VIH y la compañía estadounidense Walgreens realizaron este lunes las pruebas para la detección del VIH de manera gratuita en diversas clínicas y en 23 de los 25 establecimientos con los que cuenta la farmacia norteamericana en la isla.

Según datos de 2014 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en América Latina y el Caribe viven cerca de 1,4 millones de personas con VIH, y la región destinó unos 1.950 millones de dólares a la lucha contra el sida entre 2007 y 2011.

“La mayoría de la población en el Caribe se infecta con el VIH por transmisión sexual y no por el uso de drogas”, señaló hoy a Efe Carlos Rodríguez Díaz, catedrático auxiliar del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Rodríguez, de 35 años, mencionó que desde que el Departamento de Salud local implantó un sistema de vigilancia sobre la evolución del VIH en la isla a finales de la década de los 80, al menos 47.000 personas han contraído este virus.

De acuerdo con Rodríguez, la mayoría lo contrajo mediante relaciones sexuales sin protección, aunque una vía habitual también es compartiendo la parafernalia para consumir drogas de inyección intravenosa.

El aspecto más positivo es que mientras durante tres décadas el 80 % de los infectados con VIH moría a causa del sida poco después de saber que tenía el virus, actualmente sólo el 1 % fallece a causa de la infección, gracias sobre todo a los adelantos médicos y medicinas preventivas que se les ofrecen.   “En Puerto Rico tratamos de que a la persona que se le diagnostique el VIH se le dé un tratamiento lo más rápidamente posible”, enfatizó el galeno.

Además, campañas como la de hoy ayudan a que las personas portadoras del virus sean conscientes de que lo portan, lo que a su vez reduce las posibilidades de que se lo contagie a alguien más.

“Al principio que se detectó el VIH, al virus se le conocía como una sentencia de muerte, pero desde hace diez años las expectativas de vida son muy altas y el índice de mortalidad de personas con el virus ha disminuido significativamente”, afirmó Rodríguez.

Igualmente, se ha logrado que en Puerto Rico se contenga la transmisión del VIH de madre a feto, pero, según dijo, “siempre” hay riesgo de infección a la criatura, por lo que a la progenitora se le trata de dar tratamiento y se mantiene bajo vigilancia.

Rodríguez resaltó que la isla caribeña se ha convertido en un territorio importante para llevar a cabo investigaciones médicas para prevenir el VIH, “porque hay mucho talento en diversas áreas científicas, como la bioquímica y las ciencias básicas”.

Entre las áreas que se investigan destacan las de estrategias para disminuir el estigma social de los enfermos, reducir la propagación de virus y conocer mejor el impacto psicológico que el virus tiene en los afectados.

“Los resultados en nuestros estudios han demostrado que a estas personas se les juzgará por su contagio, por lo que si reducimos ese estigma, estos contarán con el acceso adecuado a los servicios de salud que se les deben prestar”, indicó.

“Si educamos sobre el VIH, se debe estigmatizar menos. Lo que anhelamos es que la gente reconozca los riesgos del virus, aunque hoy en día sabemos que hay personas con VIH que pueden tener una vida saludable”, aseguró.

Deja un comentario