San Juan,  (EFE).- El Gobierno de Puerto Rico detuvo hoy la compra de sangre a la Cruz Roja luego de que las autoridades estadounidenses descubrieran tres casos de presencia del virus del zika en donaciones.

La secretaria de Salud de Puerto Rico, Ana Ríus, informó hoy que luego la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) encontró presencia del virus del Zika en las donaciones de sangre y recomendó a las autoridades de la isla atrasar la adquisición hasta el próximo 7 de marzo.

“Se nos pidió que fuéramos rigurosos con los donantes”, indicó Ríus, quien detalló que la FDA “es la que controla todos los bancos de sangre” de EE.UU. y, al descubrirse donaciones contaminadas, decidió atrasar la venta.

La idea es limitar las transfusiones de sangre de donantes a embarazadas y recién nacidos, debido al temor que existe de que este virus provoque graves daños en el feto, aunque este vínculo aún no ha sido demostrado científicamente.

Ríus indicó la semana pasada que la compra de sangre, que será exclusivamente para hospitales públicos, costará 375.000 dólares mensuales, por lo que han tenido conversaciones con la Oficina de Gobierno y Presupuesto para estudiar cómo financiarla.

El Ejecutivo puertorriqueños sufre una acuciante crisis de liquidez que le ha obligado a dejar de pagar parte de la deuda emitida en los mercados financieros para poder mantener la prestación de servicios públicos esenciales.

En Puerto Rico, hasta el momento, se han confirmado 117 casos de personas con el zika. La mayoría de estos casos se han dado en la zona este de la isla y cinco de las pacientes son mujeres embarazadas.

Así, el zika no es, por lo general, una enfermedad mortal, pero la incidencia en mujeres embarazadas durante los primeros tres meses de gestación se ha vinculado con casos de microcefalia.

Según la titular de Salud, las autoridades sanitarias en la isla han sido ágiles en manejar el brote del zika “con la seriedad y responsabilidad” que se necesita a través de una comunicación diaria con las agencias federales como parte de los esfuerzos para combatir el virus.

El principal temor, que ha desatado la alarma internacional, es que su presencia en el organismo de las mujeres embarazadas se ha asociado con graves problemas de salud en sus recién nacidos, como microcefalia.

De acuerdo con expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. para las mujeres embarazadas es especialmente importante evitar el contagio, sobre todo durante los primeros meses de gestación.

El zika se transmite a través de un mosquito del género Aedes aegypti, el mismo que porta el chikunguña y el dengue, otros dos virus que también están muy extendidos por la isla caribeña.

La enfermedad puede causar fiebre, aunque no muy alta; ojos rojos sin secreción y sin picazón; erupción cutánea con puntos blancos o rojos y, en menor frecuencia, dolor muscular y articular. EFE

Deja un comentario