En septiembre de 2013 estuvo Danilo en Consuelo, San Pedro de Macorís. A las mujeres de la Fundación Huellas de Vida les prometió la panadería-repostería y a Sor Natividad, la residencia geriátrica para acoger con cariño y cuidado a los ancianitos.

La visita del presidente fue una “sorpresa total”, cuenta Melissa Rodríguez, secretaria de la Fundación. “Quedamos sin habla, frías. Porque no esperábamos la visita del presidente. Entendíamos que no era un proyecto como así, de esa magnitud para tener el honor de recibir su visita. Fue algo emocionante, mágico”.

Habían solicitado un modesto apoyo de 3 millones de pesos para una pequeña panadería-repostería. Al escucharlas, el presidente Danilo Medina, impresionado por la seriedad y compromiso de estas mujeres, descartó el pedido original. Triplicó sus ambiciones, encargando al FONPER (Fondo Patrimonial de Empresas Reformadas) de invertir 8.9 millones de pesos. Desde el 27 de agosto de este año, hace apenas unos días, cuando Fernando Rosa, director del FONPER, hizo entrega de las obras, Delicias de Vida es una modernísima panadería-repostería que opera con 75 trabajadores. Un auténtico orgullo para estas laboriosas mujeres.

Cumplió. Danilo cumplió, dicen contentas. Ya lo creen. Están haciendo y vendiendo mucho pan, sobao, tipo baguette. Y nuevos empleos.

Algo similar ocurrió con la terminación y equipamiento de la residencia geriátrica San Lucas. El FONPER invirtió 15.4 millones de pesos para convertirla en una residencia modelo de ex trabajadores de la caña. Una iniciativa de Asociación de Colonos presentada via Sor Natividad Cordero, monjita de las Hermanas de la Inmaculada Concepción.

Cumplió a “carta cabal”. Danilo cumplió también. “Mejor de ahí, nada”.

Cumplir lo prometido crea confianza y seguridad en la gente. Es un inmenso abrazo de certidumbre y cariño para la gente.

Con las visitas sorpresa construimos Patria, sirviendo a nuestro pueblo con amor y mucho trabajo.

Deja un comentario