SANTO DOMINGO.- La Comisión Económica del Partido Revolucionario Moderno (PRM) alertó este martes que el servicio de la deuda pública absorbe cada vez más ingresos ordinarios del Presupuesto Nacional, llegando al extremo de dejar casi en la mitad los recursos disponibles para inversiones en obras y gastos corrientes.

El director de la Comisión, Arturo Martínez Moya, advirtió en rueda de prensa con la presencia del candidato presidencial Luis Abinader, y el ex presidente Hipólito Mejía, que el gobierno del presidente Danilo Medina recibió desembolsos en exceso por RD$31,443 millones al 30 de junio, con préstamos externos e internos ascendentes al monto total de RD$206 mil 943 millones, cuando para todo el año la ley le autorizó RD$175 mil 500.5 millones.

Amplió Martínez Moya que la dependencia extrema del Presupuesto Nacional de préstamos y bonos, externos e internos, ha llegado a un nivel peligroso para la viabilidad fiscal, además de las violaciones a la ley, y el deterioro institucional que implica.

Sostuvo que para el 2016 el Gobierno debe bajar su alta dependencia en nuevas deudas eliminando el déficit fiscal, porque además de violentar la ley, está creando una situación muy delicada para las finanzas públicas y para el bolsillo del dominicano de a pie, que no tiene idea en qué se están usando los impuestos que paga ni se le presentan informaciones transparentes sobre el carnaval de préstamos en que incurre el gobierno.

Los economistas del PRM subrayaron que según lo confirma la ejecución del presupuesto a junio, en combustibles y lubricantes el gobierno tenía gastado el monto de 2 mil 92 millones, en propaganda un mil 496 millones, mientras en infraestructuras agrícolas apenas 138 millones y casi nada en medicinas para las personas.

Es decir, agregaron, que para el gobierno tiene más prioridad el gasto en combustibles, lubricantes y propaganda, que la inversión en producción y en salud del pueblo en estado de pobreza.

 “Esto no puede seguir, el país no puede seguir pagando deudas con nuevas deudas”, afirmaron  para puntualizar que  “a partir de agosto de 2016 regirá una Ley de Responsabilidad Fiscal que pondrá un tope al déficit fiscal y al nivel del endeudamiento público, para garantizar la sostenibilidad de las finanzas que maneja el Estado, y evitar que con dinero del presupuesto se financien campañas electorales”.

Esa ley que prepara nuestro candidato a la Presidencia de la República, Luis Abinader, informaron, contempla condenar a los funcionarios públicos responsables de la violación de la ley de Presupuesto General del Estado, porque los excesos de gastos que implican aumento de deuda pública, finalmente se traducen en aumentos de impuestos, y en mayor pobreza.

 Citaron que el pueblo ha pagado la enorme deuda pública acumulada por los gobiernos del PLD con seis reformas tributarias, recursos que en su mayor parte se destinaron  al financiamiento de gastos corrientes y campañas electorales. Ilustraron que el endeudamiento público lo aumentaron en $15 mil 813 millones en los últimos diez años, equivalente a 232 por ciento, de $6 mil 822 dólares millones en 2005, a $22,635 millones de dólares a marzo de 2015.

Agregaron que el incremento es aún mayor al sumarse la deuda pública flotante, como la del Banco de Reservas por concepto de factoring a generadores eléctricos y avales a contratistas. En los Estados Financieros de la entidad bancaria al 31 de diciembre del 2014, se reportan $28,639 millones de pesos ($642 millones de dólares) de línea de crédito a contratistas que realizaron obras al Estado Dominicano, que tienen la garantía de éste.

 El monto de $17 mil 681.3 millones de pesos ($396 millones de dólares) por descuentos de facturas con cesión de créditos a los Generadores Eléctricos, con los cuales el Gobierno mantiene cuentas por pagar de US$900 millones, más las deudas del Banco Central, Banco Agrícola, el BNV y otras entidades.

 PLD sube deuda del 21 al 55% del PIB

“Cuando se suman todos esos compromisos tenemos que los gobiernos del PLD tienen hipotecado el país, como lo hizo Lilís, llevando la deuda pública total a US$36 mil 672 millones  a marzo de 2015, alrededor de 55% del PIB, un enorme salto considerando que representaba 21 por ciento en 2005, cuando asumieron nuevamente el poder”, citaron.

 “El PRM exige al gobierno frenar el carnaval de deudas para prevenir inestabilidad  en las finanzas públicas, y llama la atención de la población y de los actores económicos sobre las consecuencias de continuar con la política de endeudarse para financiar gastos corrientes y campañas electorales. Llama también a mantenerse atentos para evitar que los peledeístas repitan lo que han venido haciendo desde el 2007, de incurrir en excesos de gastos para financiarlos con nueva deuda y luego aumentar los impuestos”, exhortaron.

Recordaron que con un descuento de 59% el país recompró en marzo la deuda con Venezuela por concepto de Petrocaribe con un balance de US$4,200  millones. Lo grave es que no existe un transformador o un cable eléctrico que se comprara con los fondos de Petrocaribe, porque los recursos se utilizaron en gastos corrientes y para financiar campaña electoral.

Al respecto citaron el incremento desproporcionado de la deuda en el año electoral 2012, “como resultado del impresionante déficit fiscal que superó los $200 mil millones, según cálculos del FMI y de esta Comisión Económica”.

Evitar situaciones parecidas a Grecia y Puerto Rico

Razonaron que de continuar la administración del presidente Medina la velocidad de endeudamiento de los últimos tres años, que supera el crecimiento del PIB, podríamos entrar más rápido que tarde en una situación de insostenibilidad de las finanzas públicas similar a Puerto Rico y Grecia, “porque una medida que se usa para verificar la sostenibilidad de la deuda es la proporción de intereses/ingresos tributarios, la cual se recomienda no debe ser superior al 15% de los ingresos y un porcentaje superior indica una mayor probabilidad de default o cesación de pagos.

En 2005 el pago de los intereses de la deuda total como porcentaje de los ingresos fiscales, fue de 16.4%, aumentando a 17.7% en 2012 y 18.6% en 2015. Es decir, a final del presente año el gobierno habrá destinado casi la quinta parte (18.6%) de los ingresos tributarios para el pago de los intereses de la deuda, el monto de $87 mil 717 millones.

Ponderaron que ese monto podría ser superior, porque la Reserva Federal de los Estados Unidos acaba de informar que están dadas las condiciones para aumentar los intereses.

La deuda total está pagando un interés promedio de 7.8% compuesto por 5.3% de deuda externa y 12.4% deuda interna. Si como consecuencia del aumento de los intereses en los Estados Unidos, antes de finalizar este año el interés promedio que paga el sector público aumentara 10%, el monto podría superar los $100 mil millones de pesos, mucho más de la quinta parte del presupuesto de ingresos tributarios. Este el gran peligro que alertamos.

Deja un comentario