La primera dama Cándida Montilla de Medina, visitó el Centro de Atención Integral para la Discapacidad en la provincia de Santiago, donde resaltó que es una obra de ensueño que desconecta al usuario de su mundo interior para sacar lo mejor de ellos.

Montilla de Medina, resaltó que al planear cada centro se ocuparon de que tuvieran la esencia misma del proyecto que es el CAID “que vienen de un sueño, que es una inspiración de Dios porque los beneficiarios son los niños con discapacidad que no tenían un espacio para ellos en el país”.

Un mundo planificado para soñar y curar
La Primera Dama dijo que los CAID son un lugar que le permiten a cada niño y niña “disfrutar de un mundo no solo con los servicios médicos apropiados para ellos, sino que le permite progresar en cuanto al trastorno médico, con un servicio de ensueño y una fantasía que los desconecte del mundo interior en el que se encontraban”.

Cuenta que al sentarse en la mesa de trabajo sabían lo que querían y hacia dónde llevar todo este proyecto que arriba a aperturar su segundo centro, en la ciudad de Santiago, para dar servicio a los niños y niñas con habilidades especiales de la región norte del país.

“Todo esto que se está observando ahora es el producto del trabajo con empeño, dedicación, y con colores, de modo que tuviera todo lo que tiene que formar parte de lo que es este proyecto en sí… tecnología, muebles, todo fue muy bien calculado”.

CAID: Todos los que han podido acceder lo sienten como su espacio
Manifiesta que para ella, el CAID es un proyecto que viene de Dios, en el que todas las personas que han podido acceder, lo sienten como su espacio, desde los que han sembrado una planta, hasta los que han colocado los colores o han trabajado en la capilla.

Inauguración
Antes de que finalice el año se estará inaugurando el Centro de Atención Integral para la Discapacidad de Santiago, luego de esto, al igual que el primer CAID ubicado en Santo Domingo, se realizará un plan piloto que será desarrollado en un corto periodo de tiempo y con un grupo determinado de niños, explicó Montilla de Medina.

Deja un comentario