SANTO DOMINGO.- El presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y del Consejo del Poder Judicial (CPJ), Mariano Germán Mejía, encabezó este viernes un acto de reconocimiento público a cinco jueces y juezas pensionados de distintos departamentos judiciales del país, por haber desempeñado una labor ética y exhibido una conducta ejemplar durante el desempeño de sus funciones en la judicatura.

Los ex magistrados distinguidos son Marcos Antonio Vargas García, de la Primera Sala de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional; Domitilio Ferreras Medina, de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Barahona, y Rafael Leónidas Féliz Féliz, de la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de esa jurisdicción.

En tanto, que las ex magistradas reconocidas son Xiomara Altagracia Silva Santos, de la Primera Sala de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, y Alba Nery Collado Halls, presidenta de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago.

El magistrado Germán Mejía pronunció un discurso en el que exaltó el trabajo de esos ex miembros de la judicatura, y agregó que su fidelidad e integridad merecen ser imitadas como ejemplos de superación, compromiso y esfuerzo.

“Ciertamente, señoras y señores, en el ejercicio de las funciones públicas unos se desvían de sus deberes, mientras otros se entregan hasta el punto de desgastarse por cumplir con las responsabilidades que les han sido impuestas no sólo por reglas institucionales o gubernamentales, sino también por las normas y principios que los forman y los hacen ser hombres y mujeres de bien”, sostuvo el magistrado.

“Ver el historial de quienes están aquí y que son reconocidos y mirar su recorrido, nos estimula a seguir buscando nuevas formas para hacer nuestro trabajo, como ellos lo hicieron”, recalcó Germán Mejía.

Agregó que los galardonados exhibieron con su preparación, su comportamiento, la calidad de su trabajo, su trato siempre educado y la calidad de sus servicios valores suficientes para que la palabra excelente sea la que se le coloque a la hoja donde quede impreso su nombre en el Poder Judicial.

Resaltó también, el desempeño de Grimilda Acosta de Subero, secretaria general de la SCJ, a quien definió como una mujer trabajadora por naturaleza, eficiente, amable, deferente y con un inmenso criterio de servicio.

En representación de los galardonados habló la ex magistrada Collado Halls, quien agradeció el reconocimiento, el cual dijo constituye un compromiso con las generaciones de jueces que emergen tras ellos.

Manifestó que el mejor legado que dejan a sus compañeros es su esfuerzo y trabajo honrado.

 

Deja un comentario