El Presidente de COPARDOM apoyó los señalamientos realizados recientemente por los Presidentes de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas (ACOPROVI) y, la Cámara Dominicana de la Construcción (CADOCON), en el sentido de la existencia de abogados que junto a falsos trabajadores demandan empresas para exigir de forma fraudulenta pago de prestaciones y compensaciones para estos.

Joel Santos expresó que “desde hace años COPARDOM ha denunciado esta GRAVE situación y hemos puntualizado que las prácticas fraudulentas de estas mafias de abogados no solo abarcan el sector de la construcción, hemos registrado casos de embargos en hoteles atestados de turistas, en empresas industriales y comerciales asentadas en Santiago y otros puntos del país”.

Santos aseguró que estas mafias han abusado de los procedimientos establecidos en el Código de Trabajo, creándose distorsiones que al pasar de los años generan perjuicios al sector productivo y pérdida de imagen internacional para la República Dominicana.

Como ejemplo, citó  las llamadas “VENTA DE CASOS a profesionales del Derecho, quienes mediante indelicadezas explotan los trabajadores privándolos de sus derechos, desconocen las normas jurídicas elementales, el espíritu justo del legislador, ejecutan embargos a empresas de diversa índole, escudándose en sentencias de primera instancia lo que se constituye en una debilidad de nuestro ordenamiento jurídico y, una debilidad a la seguridad jurídica que pregonamos como sociedad que compite por capital e inversión extranjera en los mercados internacionales”.

Para el Presidente de COPARDOM, la necesidad de abordar adecuadamente este problema hace urgente retomar las discusiones para readecuar el Código de Trabajo.

“Dentro de la readecuación del Código de Trabajo se contempla actualizar los aspectos procedimentales previstos en la actualidad con el objetivo de evitar las indelicadezas que permite nuestro marco jurídico laboral en la actualidad”.

Joel Santos, exhortó a retomar de inmediato las tareas de discusión y consenso de una nueva ley laboral que se constituya en una herramienta de fomento del empleo formal, la seguridad jurídica, la formalidad, la competitividad y el desarrollo del sector productivo.

“En el pasado logramos consensuar el actual Código de Trabajo y la ley que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social, por qué no repetir un logro como estos? No hacerlo, implica mantener para beneficio de muy pocos, situaciones que debemos superar”, concluyó.

Deja un comentario