El presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Viviendas, Acoprovi,  advirtió que llevarán a los tribunales la litis que mantienen con la Dirección General de Impuestos Internos, debido a que dicha institución se niega a concederle los incentivos establecidos por la ley 189-11 y el decreto que reglamenta su aplicación a los adquirientes de viviendas de bajos costos.

Héctor Bretón vaticinó un desplome en la construcción de soluciones habitacionales a trabajadores de ingresos medio y bajo de la población.

Bretón definió el sector vivienda como el más importante de la economía ya que su aporte al Producto Interno Bruto es superior al 12 por ciento, además del rol social que desempeñan ya que  cuando se construye una vivienda es con la finalidad de conformar un hogar para darle albergue a una familia que es el núcleo primordial de la sociedad.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa de D´Agenda que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, el presidente de Acoprovi se quejó por el hecho de que el director de Impuestos Internos Guarocuya Feliz se niega aplicar el decreto 359-12 que establece el 2009 el año base para para actualizar el índice de precio al tope de los dos millones de pesos a la vivienda de bajo costo conforme a la citada ley.

Explicó que de acuerdo a dicho cálculo, a diciembre del 2014 ese monto se eleva a dos millones, 829 mil pesos, y por lo tanto toda vivienda que cueste por debajo de esa cifra debe recibir el descuento del 18 por ciento del Impuesto a la Transferencia de Bienes y Servicios, Itbis.

“Tendríamos que recurrir a los tribunales, porque tenemos que velar por ese sector de la vivienda, porque ese sector es muy importante, y es la única manera que tenemos de paliar el déficit habitacional que existe en el país, tenemos que lograr que se cumpla con la ley para que una pareja que, entre los dos, devengue 20 mil pesos mensuales puedan hacerse de su techo propio”, sentenció el ingeniero Bretón.

Dijo que no le queda otro camino que acudir a un tercero imparcial ya que el director de Impuestos Internos insiste en aplicar el índice de precio a los dos millones de pesos a partir del año 2011 y no del 2009 como lo estipula el indicado decreto.

Héctor Bretón sostuvo que si se acoge como bueno y válido el cálculo de la DGII, el precio de una vivienda de bajo costo costaría dos millones 300 mil pesos, cuando el 80 por ciento de los promotores de viviendas han construido dichas soluciones habitaciones por encima de los dos millones 400 mil pesos.

Recordó que ese incentivo de las autoridades es con la intención de mitigar el déficit habitacional que hay en la República Dominicana cuyo cálculo se estima en más de 900 mil viviendas.

El presidente de Acoprovi aclaró que el incentivo del Itbis a familias que adquieran viviendas a bajos costos va dirigido a esas personas y no a las compañías constructoras.

Advirtió que si no se resuelve ese impase los promotores de viviendas a bajos costos abandonaran ese tipo de construcciones y se focalizarán  en otras edificaciones de soluciones habitacionales más caras debido a que es mejor mercado.

Sin embargo dijo que no es posible que con el ingente esfuerzo que ha hecho el presidente Danilo Medina, conjuntamente con el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu y el administrador del Banco Reservas, Enrique Ramírez, para mitigar el déficit habitacional, esa iniciativa se vea truncada por el empecinamiento de la DGII de no cumplir con las normas.

Dice en sector construcción se siente reducción manos de obra haitiana

El Ingeniero Héctor Bretón presidente de Acoprovi dijo que algunos constructores de viviendas le han manifestado que ya sienten la reducción de la mano de obra haitiana que labora en ese sector.

Sin embargo el profesional de la ingeniería dijo que otros promotores le han dicho que la situación se mantiene normal en las construcciones que están ejecutando.

Recordó que Acoprovi hace tiempo que ha venido propugnando por la creación de un centro de capacitación para la mano de obra que se utiliza en la industria de la construcción dirigido a los dominicanos para que produzcan más y tengan mejor salario.

“Preguntándole a nuestros asociados, hay unos que dicen mira ya yo estoy sintiendo de que me ha disminuido la mano de obra, otros nos dicen que no lo han sentido en lo absoluto que están trabajando bien, en fin eso es un tema que hay que ver con el tiempo lo que va a pasar”, explicó el presidente de Acoprovi.

Bretón dijo que esa entidad trabajó conjuntamente con las autoridades competentes en el Plan Nacional de Regularización y que por lo tanto ayudaron a sus trabajadores para que pudieran legalizar su estatus migratorio.

No obstante aclaró que de los cerca de 160 mil nacionales haitianos que se calculan están en la industria de la construcción, en su gran mayoría trabajan en las obras que construye el Estado, razón por la cual no es cierto que son los constructores privados que más emplean a esos extranjeros.

Héctor Bretón también rechazó que en las construcciones se pague más barato a los trabajadores haitianos que a los dominicanos, ya que eso tiene una tarifa fijada por el Ministerio de Trabajo que no hace distinción en la nacionalidad de ningún trabajador.

Deja un comentario