AFGANISTÁN.- Al menos 40 supuestos talibanes y 16 presuntos miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murieron en bombardeos de aviones no tripulados de Estados Unidos en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, informó hoy una fuente oficial.

Los ataques con drones, al menos seis, se produjeron ayer en el distrito de Haska Mena contra cuatro vehículos y dos lugares donde había insurgentes, “40 talibanes y 16 supuestos combatientes del EI murieron”, dijo el portavoz del gobernador de Nangarhar, Ahmad Zia Abdulzai.

Los bombardeos fueron coordinados con las Fuerzas de Seguridad afganas y no causaron víctimas entre la población civil, afirmó el portavoz.

En julio, 28 supuestos talibanes murieron en el bombardeo de un dron de Estados Unidos en el mismo distrito de esta provincia, donde esa formación insurgente mantiene también una lucha con los militantes del grupo terrorista Estado Islámico.

En las últimas semanas, las tropas internacionales han intensificado sus bombardeos contra los talibanes y sus oponentes del EI en varios distritos de Nangarhar, donde ambos grupos luchan entre sí por el control de unas áreas remotas pero de alto valor estratégico por ser fronterizas con Pakistán.

Al menos tres altos mandos del EI fallecieron en estos ataques, entre ellos Hafiz Sayd Khan, líder de esta formación para Irán, Afganistán y Pakistán, la denominada región de Khorasan.

El Estado Islámico ha irrumpido recientemente en Afganistán, lo que altera el escenario de guerra de los últimos 13 años, y el Gobierno afgano ha establecido unidades especiales para combatirlo.

Estados Unidos mantiene desplegados a 9.800 militares hasta final de año como parte de su misión “antiterrorista” en Afganistán, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, ordenara la ralentización de la salida de las tropas de ese país prevista inicialmente para este mismo año. EFE

Deja un comentario