Luis Eduardo Díaz Franjul
Luis Eduardo Díaz Franjul

Por Luis Eduardo Díaz Franjul

Los Planes de Ordenamiento Turístico (POT) o Planes de Ordenamiento Territorial Turístico (POTT) que ha realizado el Ministerio de Turismo (MITUR) en las provincias de Barahona y Pedernales tienen ciertas diferencias de forma y de fondo. Estos planes son: (1) Decreto 226 del año 1987 (O.I.T.I. / Oficina Interinstitucional Turismo-INFRATUR); (2) POTT BARAHONA 2015, y (3) Plan Sectorial de Ordenamiento Territorial Turístico Pedernales 2015. Veamos.

 

No.1) Decreto No.226-87. Contiene: (I) Reglamento Urbano del Plan Regulador de Barahona; (II) Reglamento Regional Turístico de la Costa Suroeste, y (III) Reglamentos de Proyectos y Diseños de la Costa Suroeste. El Marco de Referencia Técnico de (I) Plan Regulador de Barahona y su Reglamento Urbano se basa en los Estudios Técnicos precedentes, a saber: (a) Plan de Desarrollo Turístico de la República Dominicana de la Misión de la UNESCO; (b) Plan de Ordenamiento Territorial -POT- del MITUR; y (c) Plan Turístico de la Zona Suroeste INFRATUR-MITUR. Bajo estos lineamientos se contemplaba un plan de desarrollo de 12,861 habitaciones hoteleras en el ecosistema marino costero Barahona-Enriquillo.

 

No.2) Plan de Ordenamiento Territorial Turístico de Barahona (POTT BARAHONA 2015). Elaborado en el año 2009. No contempla el desarrollo de habitaciones hoteleras como aquellas del Decreto 226-87. El POTT BARAHONA 2015 se limita a la ciudad de Barahona con lineamientos totalmente diferentes aquellos que se observan en (I) (Reglamento Urbano del Plan Regulador de Barahona (Decreto 226-87), que aplican a la ciudad de Barahona.

 

No.3) Plan Sectorial de Ordenamiento Territorial Turístico Pedernales 2015. Este plan fue dado a conocer por el Gobierno el 19 de junio de 2015. Desconozco las “normativas edificatorias” de este plan para ver si existe alguna similitud con aquellas que se observan en el Decreto 226-87, en sus partes II y III. Más bien se trata de un “marco de ordenamiento territorial” que se extiende desde la ciudad de Pedernales hasta La Cueva (14 kilómetros), donde se contempla un plan de desarrollo de 4,400 habitaciones hoteleras.

 

Hasta ahora el Decreto 226-87 es el más completo en cuanto a su elaboración y alcance pero no incluye un plan de acción que haga factible la construcción de 12,681 habitaciones hoteleras, como estaba previsto. Mientras, el Plan Sectorial de Ordenamiento Territorial Turístico Pedernales 2015 tiene como plan de acción el Decreto No.186-15 que crea el “Fideicomiso para el Desarrollo Turístico de Pedernales o Fideicomiso DTPRD”. Se trata de un modelo público-privado que aportaría los terrenos para la construcción de unas 4,400 habitaciones hoteleras en el tramo Pedernales-La Cueva y se encargará de las infraestructuras básicas para la promoción del turismo en la zona.

 

La Bolsa Ecoturística Hispaniola (BEHSA), entidad que me honro en presidir, presentó en 2011 a los ministerios de Turismo, y de Medio Ambiente y Recursos Naturales, las siguientes estrategias turísticas: (a) Desarrollo del Turismo Convencional e Inmobiliario en Barahona; (b) Desarrollo del Turismo Residencial y Ecoturismo en Barahona, y (c) Modelo de Turismo Diversificado en Barahona. El plan de acción de (a) Desarrollo del Turismo Convencional e Inmobiliario de Barahona, consistía en una “Declaratoria de Utilidad Pública e Interés Social” en puntos estratégicos del ecosistema marino costero del Decreto 226-87. Este plan de acción introducido por BEHSA sería el “cabo suelto” que imprimiría pragmatismo al decreto 226-87 para construir 12,861 habitaciones hoteleras contempladas en el mismo.

 

La premisa de mi plan de acción tomó en cuenta una previa “Declaratoria de Utilidad Pública e Interés Social” que el Estado dominicano implementó en los 70s en Playa Dorada, Puerto Plata, donde comenzó el turismo. A mi entender era la única manera de desarrollar proyectos turísticos de sol y playa en Barahona de acuerdo con el Decreto 226-87. Esto hubiera sido posible, y todavía lo es, si hoy día se invirtieran RD$400.0 millones equivalentes a los RD$350.0 millones que Turismo invirtió en la construcción del Parque María Montez en la ciudad de Barahona y los RD$44.2 millones que Turismo o Medio ambiente piensan invertir en la rehabilitación de infraestructuras en los Parques Nacionales de Jaragua y Sierra de Bahoruco.

 

Lo anterior nos da una idea del por qué el turismo de sol y playa no ha arrancado en Barahona, una provincia con grandes recursos naturales (ríos, playas, montañas), el aeropuerto internacional María Montez, el acueducto de la costa (San Rafael-Barahona), recursos energéticos y un puerto que si se rehabilita es perfecto para el desarrollo del turismo de cruceros. Solo una Declaratoria de Utilidad Pública (compra de terrenos por valor de RD$400.0 millones en el ecosistema marino costero), o un Fideicomiso aplicado en esos terrenos, abriría las puertas a la construcción de proyectos de sol y playa en Barahona.

 

Finalmente, dejo a la consideración del lector algunos párrafos que se desprenden del artículo “Abril en los libros”, de la autoría de José del Castillo Pichardo (Columna sabatina “Conversando con el tiempo”, Diario Libre, 18/4/2015), párrafos que como bálsamo incrustado explican “Los 12 años de Balaguer” (1966-1978). Quizás esos párrafos podrían servir de guia para explicar el desarrollo turístico, social y económico de Puerto Plata. Digo esto por los años transcurridos en Barahona y “nadita de nada” en materia de turismo, solo planes, cosa que no queremos que suceda en Pedernales. Veamos que decía José del Castillo Pichardo sobre “Los 12 años de Balaguer”, como intermedio en su artículo “Abril en los libros”.

 

“El incentivo a las zonas francas, las zonas francas industriales, la minería, el turismo, la inversión de megaproyectos y de planes de vivienda, constituyeron un jalón modernizador, alcanzándose altas tasas de crecimiento del PIB. Complementando todo eso con asentamientos de la reforma agraria y políticas asistencialistas urbanas que retribuían en votos en las dos reelecciones logradas en ese período”.- “La Comisión Nacional de Desarrollo”, un ente clave en la formulación de proyectos públios, servía como espacio de encuentro semanal de la presidencia con actores de la sociedad civil y el empresariado”.

Deja un comentario