MÉXICO, Ap.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, defendió el jueves su encuentro con el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, a quien dijo que encaró porque es “una amenaza real” para el país, y negó haber plagiado su tesis de licenciatura aunque reconoció que pudo haber “malcitado”.

Ambos temas fueron cuestiones que los mexicanos preguntaron al mandatario a través de las redes sociales y que Peña contestó durante un encuentro con jóvenes celebrado con motivo de su cuarto informe de gobierno, el cual se llevó a cabo a puerta cerrada pero fue transmitido vía internet.

Peña aseguró que el miércoles recogió “la enorme indignación” que sentían los mexicanos ante Trump y señaló que cruzarse de brazos ante los “agravios, insultos y humillaciones” del republicano, que llegó a calificar a los mexicanos de violadores y criminales, hubiera sido “más fácil”, pero su decisión fue “encararlo y procurar un espacio de diálogo”.

“Y eso ocurrió ayer. Abrimos un espacio (de diálogo)” sobre la importancia de las relaciones entre ambos países.

Con un lenguaje más duro que el que utilizó en el mensaje posterior a la reunión, aseguró que Trump era una “amenaza real” para México y aseguró que le dijo “cara a cara, de frente” que México “de ninguna manera pagará el muro” fronterizo que el republicano propone construir si gana las elecciones.

La denuncia de haber plagiado su tesis de licenciatura, algo que la Universidad Panamericana en la que estudió confirmó después de la publicación de la información en el cibersitio Aristegui Noticias, fue otra de las preguntas más repetidas en redes sociales. Ante ella, Peña se limitó a reconocer que, como mucho, pudo haber citado mal sus fuentes.

“Nadie me puede decir que plagié mi tesis. Que pude haber malcitado o no bien citado alguno de los autores que consulté, es probable que sí. Pude haber cometido algún error metodológico pero no con el ánimo de haber querido hacer mías las ideas de alguien más”, afirmó.

Además, recordó que hace más de dos décadas no había computadoras y las tesis se escribían a mano y luego se pasaban a máquina, con lo que no pudo cortar y pegar como algunos denunciaron.

Peña Nieto optó por este nuevo formato para presentar su informe de gobierno coincidiendo con sus niveles más bajos de aprobación de todo el mandato, solo un 23%, algo que dijo no preocuparle porque en ocasiones hay que tomar decisiones difíciles que no son populares.

El mandatario reconoció que el país tiene todavía “serios problemas” que resolver: no se ha superado la pobreza y “en varias regiones el crimen sigue siendo una amenaza, la corrupción y la impunidad dañan la vida del país y el crecimiento de la economía aún es insuficiente”.

“Esto es lo que agravia y afecta a los mexicanos. Son problemas serios que hay que resolver”, agregó.

De hecho, la tasa de homicidios en el país repuntó pese a que en los primeros años de su mandato se contrajo, y la economía se ha resentido por el bajo precio del petróleo, con unas previsiones oficiales de crecimiento entre el 2 y el 2,6%.

A pesar de las duras acusaciones de violaciones de derechos humanos que han enfrentado distintos cuerpos de seguridad — como casos de ejecuciones extrajudiciales a manos de militares o policías federales — Peña dijo que su gobierno está comprometido con el tema y dispuesto a colaborar con las organizaciones internacionales.

Sin embargo, en la práctica no siempre ha sido así y, por ejemplo, el grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que llegó a México para colaborar en la investigación de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 a manos de policías coludidos con el crimen organizado denunciaron obstrucciones a la justicia por parte de ciertas autoridades federales.

Y aunque el informe se jacta de los avances en tecnología logrados en seguridad, con centros de coordinación “equipados con tecnología punta” donde “se coordinan las autoridades municipales, estatales y federales para hacer más eficientes las labores de seguridad pública”, uno de ellos, ubicado en Iguala, la ciudad donde desaparecieron los 43, tenía muchas cámaras que no funcionaban y la coordinación no evitó la tragedia.

Pero en el video de resumen de su gestión, el presidente intentó presentar la imagen más amable del país, con avances en el desmantelamiento de redes criminales, en cuestiones sociales o un nuevo sistema anticorrupción.

Peña no esquivó el importante conflicto protagonizado por maestros que se oponen a su reforma educativa, que se ha agudizado en los últimos meses, pero reiteró que solo dialogará con los huelguistas cuando se reanuden las clases.

Aseguró además que en lo que le queda de mandato la educación será su prioridad seguida, por este orden, de la pobreza, la seguridad y la corrupción, aunque estos dos últimos temas son los que más preocupan a los mexicanos según encuestas recientes.

Deja un comentario