WASHINGTON.- El vicepresidente de la Reserva Federal (Fed), Stanley Fischer, ofreció hoy un mensaje de cautela al afirmar que, pese a los últimos signos positivos, la inflación en Estados Unidos aún es “demasiado baja”.

“La inflación es demasiado baja, necesitamos que vuelva al 2 %. Por eso estamos manteniendo los tipos de interés bajos, para estimular la inversión y el crecimiento”, aseguró Fischer en una charla en la Cámara de Comercio de EE.UU.

Asimismo, expresó su preocupación por el escaso crecimiento en la productividad y en la inversión en el país, lo que está suponiendo, a su juicio, un freno a la expansión económica.

Sí que concedió que la economía estadounidense está “próxima” a lo que muchos analistas consideran pleno empleo, con la actual tasa de desempleo en el 5,3 %, pero subrayó que mucha gente solo ha conseguido un empleo a tiempo parcial y no a tiempo completo.

Fischer, quien fuera gobernador del Banco de Israel, aseguró no obstante que los banqueros centrales se encuentran en un terreno no muy transitado, ya que en las últimas décadas las preocupaciones se habían centrado sobre los precios creciendo demasiado rápido.

Precisamente, hoy se conoció el dato de inflación en EE.UU. correspondiente a junio, en el que los precios al consumo crecieron un 0,3 %, y ubicó la tasa interanual en el 0,1 %, por primera vez en terreno positivo en seis meses.

El dato respalda la tesis de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, quien ha insistido en las últimas semanas en que ya se reúnen las condiciones adecuadas para efectuar este año la primera subida de tipos de interés, que se han mantenido sin cambios entre el 0 % y el 0,25 % desde 2008.

Deja un comentario