VENEZUELA, AFP.- La oposición venezolana descartó este lunes reunirse nuevamente en República Dominicana con una misión internacional compuesta por el expresidente dominicano Leonel Fernández y los también exmandatarios Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos y que busca propiciar un diálogo con el gobierno en torno a la crisis política.

“No vamos a República Dominicana a reunirnos con nadie”, advirtió Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento de mayoría opositora, en conferencia de prensa.

A finales de mayo, enviados del gobierno y de la oposición se reunieron por separado con Zapatero y los también exmandatarios Leonel Fernández (Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

El dirigente argumentó que el gobierno pretende, a través de la delegación internacional, imponer el lugar y la agenda de discusión con la alianza opositora que promueve un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

“La agenda de un eventual diálogo por parte nuestra la ponemos nosotros, y si no están dispuestos a coordinar esa agenda, pues no vamos”, sostuvo Ramos Allup.

No obstante, aclaró que pese a las dudas que le genera la neutralidad de la misión facilitadora, la oposición está dispuesta a reanudar los contactos siempre que se realicen en Venezuela o en la sede de la Organización de Estados Americanos, en Washington.

Con el apoyo de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el grupo de expresidentes busca facilitar un acercamiento entre Maduro y sus adversarios, con miras a establecer “un diálogo nacional” sobre la crisis política.

Acosado por la difícil situación económica, Maduro y la mayoría parlamentaria están enfrascados desde hace siete meses en una lucha de poderes que, según la oposición, amenaza con desbordarse si el mandatario no da paso a una consulta sobre su continuidad en el poder.

Ramos Allup respaldó el planteamiento hecho por Argentina en la OEA de “ampliar” el grupo de facilitadores. “Todas las ideas de buena voluntad y de buena fe son bienvenidas”, remarcó.

Maduro, en un discurso la semana pasada, dijo que estaba dispuesto a sentarse hasta con “el mismísimo diablo” con tal de abrir un diálogo con la oposición.

Sin embargo, sus enemigos políticos son renuentes a reunirse con él porque consideran que se trata de una maniobra para “ganar tiempo” y evitar el llamado a un referendo revocatorio este año.

Deja un comentario