LA HABANA.- La disidencia cubana espera que la visita del presidente estadounidense Barack Obama a la isla acelere los cambios políticos y “empodere” a la sociedad civil independiente, dijeron este jueves a la AFP varios activistas.

La visita prevista el 21 y 22 de marzo “puede ayudar mucho para impulsar cambios en la isla y también fundamentalmente puede ayudar en el empoderamiento de los ciudadanos “, dijo el opositor moderado Manuel Cuesta Morúa.

“Le pediríamos que trate de empoderar al pueblo de Cuba, a la sociedad civil, a la oposición interna, a los pequeños empresarios, a los cubanos de a pie y no al gobierno cubano”, dijo Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010 de derechos humanos.

Para Elizardo Sánchez, de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de derechos Humanos y Reconciliación Nacional, la visita de Obama, anunciada este jueves por la Casa Blanca, “tendrá un impacto también porque contribuirá a seguir despertando las esperanzas del pueblo de Cuba”.

“Le estamos pidiendo (a Obama) tres puntos: cese de la represión, amnistía general para los presos políticos, ratificación de los pactos (sobre derechos humanos), y cumpliendo esto, entonces un cita formal con la sociedad civil. De lo contrario se convierte en cómplice de lo que está sucediendo, del gobierno cubano”, dijo Berta Soler, líder de las opositoras Damas de Blanco.

Los opositores esperan que Obama los reciba como hizo el secretario de Estado, John Kerry, cuando visitó La Habana en agosto para la reapertura de la embajada estadounidense tras medio siglo.

Sin embargo, tras 41 domingos consecutivos de detenciones momentáneas a opositores que marchan, éstos dudan que puedan asistir a esa reunión libremente.

En la isla toda oposición es ilegal. “Tenemos que prepararnos para un golpazo represivo, la víspera y durante la visita del presidente Obama, lo cual será otro desaire también para el visitante, pero es la costumbre del gobierno de Cuba”, dijo Sánchez.

“Creo que antes de viajar, Obama tiene que hacer un pronunciamiento sobre esto, con firmeza y claridad, que se pronuncie con bastante firmeza sobre las violaciones de los derechos humanos y una amnistía general para los presos políticos”, insistió Soler.

Fariñas cree que Obama “está cometiendo un error” al poner a Raúl Castro “a su mismo nivel”, como mandatario elegido democráticamente, pero Sánchez considera que reunirse con la disidencia “es siempre una forma práctica de reconocimiento humano y de apoyo moral”.

Cuesta opinó que el mandatario norteamericano es “el político mas popular en Cuba” y Sánchez afirmó que “el pueblo de Cuba lo va recibir con mucho agrado”. AFP

Deja un comentario