SANTO DOMINGO.- El ingeniero Francisco Pagán, director general de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras de Estado (OISOE), afirmó este domingo el cumplimiento de las normas antisísmicas en la construcción de las escuelas que se edifican dentro del programa nacional de edificaciones escolares.

“Se consideró en todas las escuelas, tomar en cuenta las normas vigentes en el reglamento R-001 que regula el diseño sismo resistente en las construcciones, es por ello que el tema de la –columna corta- no existe, ya que cuentan con junta de Foam, que dividen las columnas del muro, quedando selladas con masilla para permitir el desplazamiento libre de la columna, frente a un evento sísmico”, manifestó.

Precisó que todas las columnas y muros que requieren de esta condición fueron verificadas y se confirmó que cumplen con las especificaciones y normas correspondientes.

El funcionario dijo que el gobierno trabaja con seriedad este tema, por lo que la población puede estar confiada de la seguridad con que se levantan las escuelas del país.

El ingeniero Pagán visitó tres escuelas al azar, de las que se construyen en Los Alcarrizos, donde verificó personalmente el cumplimento y respeto a las normas de construcción antisísmicas.

Los centros educativos supervisados por el director de OISOE, fueron el liceo profesor Juan Bosch, en el Chucho, las escuelas Nuevo Amanecer y Los Americanos de Los Alcarrizos.

También dio garantías de que los supervisores responsables de dar seguimiento al proceso de construcción, realizan sus labores de manera muy minuciosa y con celo, en procura de garantizar la calidad de las mismas.

Se hizo acompañar del sub director de edificaciones escolares de OISOE, arquitecto Rafael Martínez, el coordinador de la tanda extendida del Ministerio de Educación, ingeniero Giovanny Romero, así como también de los contratistas de las escuelas y personal de supervisión de la institución.

Las declaraciones del director de la OISOE se da luego de que recientemente un estudio realizado por una ONG con fondos de la Unión Europea, el cual determinó que el 33 por ciento de las nuevas escuelas construidas en Espaillat y Santo Domingos tienen estructuras deficientes.

Ante ese informe, representantes de la  Sociedad Civil llamaron al gobierno actuar de urgencia con el envío de ingenieros a los centros educativos públicos que tendrían problemas.

La mayor preocupación de los maestros, padres y tutores de estudiantes es el riesgo que esto pudiera representar para el sector estudiantil ante la eventualidad de cualquier fenómeno sísmico.

Mientras que el viceministro de Educación  opina que sectores de la oposición podrían estar detrás de la realización de este estudio.

Deja un comentario