WASHINGTON.- El presidente Barack Obama impuso el miércoles sanciones contra Corea del Norte en respuesta a las recientes pruebas nuclear y de misiles balísticos de la aislada nación.

Las sanciones bloquean ciertas transacciones sobre propiedad perteneciente al gobierno de Corea del Norte y al Partido de los Trabajadores de Corea. Éstas siguen a la adopción este mes con votación unánime por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de algunas de las sanciones más duras impuestas a Corea del Norte en décadas por desafiar al mundo al proseguir con su programa nuclear. Obama promulgó el mes pasado sanciones estadounidenses separadas.

Una orden ejecutiva firmada por Obama que entró en efecto el miércoles fusiona ambos conjuntos de sanciones, permitiendo al gobierno estadounidense implementarlas.

“Estas acciones son consistentes con nuestro compromiso de hace mucho tiempo de aplicar presión continua sobre el régimen norcoreano”, dijo el secretario de Prensa de la Casa Blanca Josh Earnest en un comunicado escrito anunciando la acción de Obama. “Estados Unidos y la comunidad global no tolerarán las ilícitas actividades nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte, y continuaremos imponiendo costos sobre Corea del Norte hasta que acate sus obligaciones internacionales”.

En una votación que reflejó el creciente enojo sobre las reiteradas violaciones de Corea del Norte a una prohibición sobre toda actividad relacionada a la capacidad nuclear, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el 2 de marzo de manera unánime el más duro conjunto de sanciones contra esa nación en dos décadas. El castigo incluye inspecciones obligatorias de carga que salga o entre a Corea del Norte por tierra, mar o aire; una prohibición sobre todas las ventas o transferencias de armas pequeñas y armas ligeras a Pyongyang; y la expulsión de diplomáticos norcoreanos que se involucren en “actividades ilícitas”.

La legislación que Obama convirtió en ley con su firma el 18 de febrero fue diseñada para negar a Corea del Norte el dinero que necesita para desarrollar cabezas nucleares miniaturizadas y misiles de largo alcance necesarios para transportarlas. Además autorizó un fondo de 50 millones de dólares en los próximos cinco años para transmitir mensajes de radio al interior de Corea del Norte, para comprar equipo de comunicaciones y apoyar programas de asistencia humanitaria.

Corea del Norte inició el año afirmando que había probado su primera bomba de hidrógeno el 6 de enero. A esto siguió el lanzamiento de un satélite en un cohete el 7 de febrero.

El anuncio de la Casa Blanca ocurrió el mismo día que la Corte Suprema de Corea del Norte sentenció a 15 años de prisión con trabajos forzados al turista estadounidense Otto Warmbier, de 21 años, condenado por sublevación. AP

Deja un comentario