WASHINGTON. EFE.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, reconoció que queda mucho trabajo por hacer para erradicar el sida en Estados Unidos, país que anunció los primeros casos de esta enfermedad justo hace hoy 35 años. “Hay más trabajo por hacer”, afirmó Obama, que se refirió específicamente a la incidencia del sida en aquellos que viven en peores condiciones económicas, en los hombres homosexuales y bisexuales, especialmente los jóvenes y afroamericanos, así como en las mujeres de color y las mujeres transexuales.

El mandatario publicó un comunicado coincidiendo con el 35 aniversario de la detección de los primeros casos de sida en EEUU por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

“Los últimos 35 años cuentan una historia de incertidumbre, miedo y pérdida que ha discurrido hacia la resiliencia, la innovación y la esperanza”, resaltó Obama.

En 2013, el mandatario declaró la guerra al sida, anunció una partida de 100 millones de dólares para avanzar en la investigación de una cura y prometió una generación “libre” del virus VIH.

En su comunicado de hoy, Obama reafirmó este compromiso y llamó a avanzar sobre los progresos médicos y técnicos obtenidos para erradicar “la epidemia de una vez por todas”.

Más de 1,2 millones de personas en EEUU están infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y casi una de cada ocho (el 12,8 %) no son conscientes de la infección, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Deja un comentario