No estamos curados del racismo”, admitió el presidente Barack Obama -días después de la matanza de nueve afro-estadounidenses a manos de un supremacista blanco en Carolina del Sur- evocando la persistencia de la segregación en la sociedad estadounidense.

“No se trata solamente de no decir ‘negro’ en público porque es mala educación, no es por eso que se constata si el racismo continúa existiendo” explicó el primer presidente negro de Estados Unidos en una entrevista concedida al programa radial “WTF with Marc Maron”, difundido en la mañana del ayer, lunes.

“No es solamente una cuestión de discriminación evidente. Las sociedades no borran completamente, de un día para otro lo que pasó 200 ó 300 años antes”, afirmó el mandatario.

“La herencia de la esclavitud, de (las leyes de segregación racial propuestas por) Jim Crow, de la discriminación en casi todas las instancias de nuestra vida, eso tiene un impacto durable y sigue formando parte de nuestro ADN”, advirtió.

Los avances alcanzados
Obama destacó también los avances logrados: “Es innegable que las relaciones raciales mejoraron sensiblemente en el transcurso de mi vida. Las oportunidades se multiplicaron, las actitudes cambiaron. Eso es un hecho, admitió.

“No digan que nada cambió en relación a las razas en Estados Unidos”, subrayó en esa entrevista, realizada el viernes. La matanza de Charleston, una de las peores de la historia reciente de Estados Unidos, sacudió al país y reavivó la controversia tanto sobre la tensión racial latente como sobre la legislación para las armas de fuego y la presencia de la bandera confederada segregacionista frente a la legislatura de Carolina del Sur.

Legisladores y altos funcionarios de Carolina del Sur multiplicaban ayer lunes los llamados para el retiro de la bandera confederada del frente del parlamento estatal.

(+) LAS DONACIONES DE UN SUPREMACISTA
Tres candidatos a la Casa Blanca figuran entre los muchos republicanos que recibieron donaciones del líder de un grupo que proclama la supremacía blanca en EEUU, mencionado por el autor de la masacre de Charleston la semana pasada. El senador del estado de Texas, Ted Cruz, dijo el domingo a través de un portavoz al diario británico The Guardian que devolvería los 8,500 dólares recibidos desde 2012 de Earl Holt III, presidente del Council of Conservative Citizens (CofCC), una organización que defiende la supremacía de los blancos sobre los negros y calificada como racista y extremista por el Southern Povery Law Center.

Deja un comentario