Washington, (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, lamentó hoy el fallo del Tribunal Supremo, que empató en su decisión sobre las medidas migratorias emitidas por el mandatario y dejó en el limbo a casi cinco millones de inmigrantes indocumentados.

“El hecho de que el Supremo no pudiera tomar una decisión en este caso (…) nos aleja del país al que aspiramos convertirnos”, afirmó Obama en una declaración desde la sala de prensa de la Casa Blanca.

Deja un comentario