Barack Obama

El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó este lunes que “el pueblo ha hablado” en las elecciones y ha elegido a Donald Trump para ser el próximo mandatario del país, por lo que hay que dar tiempo y “espacio” al magnate para que tome sus propias decisiones.

Obama respondió así durante una conferencia en la Casa Blanca a la pregunta de si cree, como aseguró durante la campaña, que Trump no está preparado para ocupar el Despacho Oval.

Según el todavía presidente, Donald Trump le expresó su “gran interés” en mantener las relaciones “estratégicas” de EE.UU. a nivel internacional y también con la OTAN.

Por ello, durante la gira que emprenderá en unas horas por Grecia, Alemania y Perú, Obama explicó que hará saber a sus aliados europeos que “no hay un debilitamiento de la determinación cuando se trata del compromiso de Estados Unidos con mantener una relación fuerte y robusta con la OTAN”.

Durante la campaña electoral, Trump calificó a la OTAN de un organismo “obsoleto” y demandó a los países miembros que “paguen su parte” si no quieren defenderse solos. Al hablar más en general sobre los posibles efectos de la victoria de Trump en el papel que juega EE.UU. en el mundo, Obama afirmó que la “influencia” global de su país no solamente es fruto de lo que hace el presidente, sino “de muchas otras cosas” e interacciones a todos los niveles.

El presidente estadounidense aseguró haberle insistido al mandatario electo del país, Donald Trump, sobre la importancia de “dar señales de unidad” como nación después de la campaña de división que protagonizó el magnate antes de ser elegido para ser su sucesor. “Le dije, como he dicho públicamente, que por la naturaleza de las campañas, por la amargura y por la ferocidad de las campañas, es realmente importante tratar de enviar señales de unidad y tratar de llegar a los grupos minoritarios, a las mujeres y a otros que están preocupados por el tono de la campaña”, declaró Obama.

El futuro del Partido Demócrata

Obama aseguró que es “sano” para el Partido Demócrata “reflexionar” sobre su futuro, aunque advirtió que es importante que “no renuncie a los valores fundamentales” de la organización.

”Cuando tu equipo pierde, todo el mundo se siente frustrado”, aseguró el mandatario en rueda de prensa respecto a la inesperada derrota de la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre.

Obama consideró que los demócratas tienen que dedicar tiempo a pensar sobre cómo avanzar tras la dura derrota, pero también dijo que no deben renunciar a sus creencias, como el hecho de que Estados Unidos “es un país inclusivo y no excluyente”, así como ser defensores de la “dignidad” de cada ser humano.

El presidente estadounidense instó a sus compañeros de partido a “escuchar a las bases” y regresar al terreno en vez de recurrir a los datos y las encuestas, a apenas unos días de las elecciones internas del partido que tendrán lugar este jueves para elegir al nuevo presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés).

”Creo que tenemos mejores ideas, pero también creo que las buenas ideas no importan si la gente no las escucha”, insistió el mandatario sobre la necesidad de que los demócratas se acerquen a sus votantes, también a las zonas rurales.

Obama recordó que para ganar el estado rural de Iowa, clave en los comicios estadounidenses, tuvo que visitar la zona casi un centenar de ocasiones, instando a sus compañeros a volver a las raíces de la política desde las calles.

”Gané Iowa no porque la demografía dictaba que yo ganase Iowa, sino porque pasé 87 días en total yendo a cada pequeña ciudad”, afirmó el mandatario.

El presidente saliente reiteró que “nadie dijo que la democracia fuese fácil” y por ello los demócratas tienen “que salir a la calle por todo el país” para enviar su mensaje político.

Pese a la debacle electoral, Obama recordó también los resultados de 2004 que le dieron una gran victoria a George W. Bush y que después los demócratas revirtieron, logrando una de las mayores victorias de su historia con la llegada del primer presidente negro de la historia a la Casa Blanca en las elecciones de 2008.

Deja un comentario