PUERTO PRINCIPE, Haití. La segunda vuelta para las elecciones presidenciales y legislativas en Haití se realizará el 24 de enero, declaró el martes el director del consejo electoral.

Pierre-Louis Opont, presidente del Consejo Electoral Provisional, hizo el anuncio tras reunirse con la directiva de ese organismo regulador.

El mandatario Michel Martelly anunció la semana pasada que el consejo electoral le había advertido que la segunda vuelta deberá efectuarse el 17 de enero para cumplir con el decreto constitucional de investir un nuevo presidente el 7 de febrero.

Pero en una carta enviada el lunes a Martelly, Opont dijo que se necesitaba más tiempo para organizar la elección, que ya fue pospuesta una vez, y recalcó que 12 días de preparativos “no serán suficientes”.

El martes en la noche Opont dijo en una nueva carta a Martelly que podía “garantizar” que el consejo podrá organizar las elecciones una semana más tarde.

Naciones Unidas, el gobierno de Estados Unidos y representantes de otros países que conforman el “Grupo Central” que monitorea a Haití han exhortado a las instituciones gubernamentales y a los actores políticos a “tomar todas las medidas necesarias para asegurar una transferencia pacífica de poderes al nuevo presidente electo” antes de que venza el plazo el 7 de febrero. Thomas Shannon, asesor del Departamento de Estado, planea visitar el país el miércoles.

En una declaración, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon expresó su inquietud por el “prolongado proceso electoral” y exhortó a todos los haitianos a garantizar que “se concluya lo más pronto posible de manera transparente, inclusiva y creíble”.

En caso de que exista otra demora, podría formarse un gobierno de transición en un país empobrecido donde las elecciones nunca son sencillas y suele haber acusaciones de manipulación de votos.

Eso es precisamente lo que pide la alianza opositora Grupo de los Ocho, que incluye al candidato que llegó en segundo lugar, Jude Celestin, y a otros siete candidatos. El grupo quiere que renuncien los miembros del consejo electoral bajo el argumento de que hubo corrupción y manipulación de votos. El bloque pide un gobierno de transición para completar el proceso electoral de una manera imparcial y transparente.

No queda claro si se podrá llegar a un acuerdo en que Celestin pueda participar en la segunda vuelta. Ha calificado los resultados oficiales de “farsa ridícula” y se ha negado a hacer más campaña. En las últimas semanas ha guardado silencio, mientras los demás miembros del Grupo de los Ocho han emitido comunicados y han hablado con la prensa.

Una comisión que recientemente evaluó el proceso electoral de Haití y que tenía el objetivo de clarificar lo sucedido en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 25 de octubre, ha presentado información contradictoria.

Pese a que en el informe la comisión indicó que los comicios entre los 54 candidatos estuvieron “manchados por irregularidades” a pesar de que no contaba con la capacidad ni el tiempo para demostrar las acusaciones de fraude, un portavoz del panel dijo más adelante que las irregularidades se debieron a la ineptitud de los trabajadores electorales.

En el informe también se indicó que la votación de octubre mostró “claramente que el instituto electoral ya no goza de la credibilidad que le permita continuar con el proceso sin que exista peligro de hundir al país en una crisis aún más profunda”. Sin embargo, el vocero de la comisión, Rosny Desroches, dijo el lunes que la segunda vuelta podría realizarse de manera razonable el 17 de enero, si se llevan a cabo varias mejoras.

Las elecciones celebradas a principios de agosto y finales de octubre fueron las primeras en el gobierno de Martelly. Pese a la presión de la ONU, Estados Unidos y otros países, los esfuerzos previos de realizar comicios locales y legislativos fueron frenados debido al conflicto entre el poder ejecutivo y el legislativo. AP

Deja un comentario