LOS GUARICANOS, Villa Mella.-La Escuela Básica Católica Matilde Berroa es un símbolo de progreso para los residentes del sector Las Carpas I de Los Guaricanos,  por el aporte de nuevas aulas, calles asfaltadas y el fomentado de negocios en el área.

Dicho bienestar lo manifiesta Sandra de la Cruz, una joven madre que de forma estratégica alquiló un local al lado de la escuela, donde instaló un colmado-cafetería, en el que también vende tarjetas y números de lotería.

Beneficio por partida doble
Su visión futura permitió que sacara partido de lo que vendió en la construcción y de lo que seguirá ofertando a los estudiantes: “Lo vi como parte de un buen ingreso, tanto por los obreros como por los estudiantes que estarían en la escuela. Es una bendición estar aquí y poder satisfacer mis necesidades y servir a los demás”.

300 pesos diarios en venta helados y mabí
Andrea Tapia, una joven abuela, también dice sentirse feliz por la escuela y el valor agregado que aportan las calles asfaltadas al sector: “Batí tierra, gasté un litro de crema echándome en los pies por el tierrazo; ahora será distinto”.

Su gratitud es doble porque durante la edificación de la obra vendió helados, hielo y mabí a los empleados, con lo que ganaba diariamente alrededor de 300 pesos que les servían para el sustento de ella y su esposo, relata.

Las casas valen más
Jorge Alberto Rodríguez es otro residente en Las Carpas I que expresa su  satisfacción. Dice que las ventas de su colmado aumentaron y que espera sigan mejorando con la apertura del año escolar. También resaltó que ahora el sector tendrá más valor: “Con la escuela y las calles asfaltadas las casas aumentan su valor. Si antes costaban un millón ahora cuestan dos”.

Rodríguez tiene dos hijos, por los que pagaba 600 pesos de colegio por cada uno. Ahora está contento porque no tendrá que hacer gastos extras. Dice que estará más tranquilo porque estarán más ocupados y cuidados con la Jornada Escolar Extendida.

De la Básica al Liceo, gracias a Danilo Medina
Marlene Minaya, madre de dos niños de la comunidad le agradece al gobierno de Danilo Medina porque cuando sus hijos terminen la escuela básica pasarán al liceo que actualmente está en fase final de construcción. “Es una bendición de Dios, tengo la iglesia detrás de la escuela y la comunidad completa ha sido beneficiada, ahora tenemos calle, cuando llovía no quería salir, tenía que ponerme una funda negra por el lodo”.

“Mientras más obras mejor”
Wolfran Romero, quien laboró en la obra como pintor, dice que mantenía a sus hijos, ganando diez mil pesos cada veintidós días. Manifiesta que se siente bien con el gobierno dándole empleo a la gente, “mientras más obras mejor”.

El gobierno de Danilo Medina ha puesto especial empeño en la cobertura educativa de Los Guaricamos, un humilde sector que concentra gran porcentaje de la población que habita en el municipio de Santo Domingo Norte.

Deja un comentario