El Ministerio de Salud Pública informó este sábado el nacimiento de un niño con malformaciones  congénitas, incluida microcefalia, pero que  hasta el momento no han establecido si tiene o no relación directa con la enfermedad del virus Zika,  ni con otras enfermedades que pudieren causar malformaciones en recién nacidos.

La institución indicó que la madre del bebe, de  27 años de edad y residente  en el municipio  La Descubierta, de la provincia Independencia, negó haber presentado síntomas del virus Zika durante su embarazo, aunque en el historial clínico el médico que la atendió en  el parto describió rasquiña transitorio en abdomen entre las 8 y 10 semanas de gestación.

Señaló que tan pronto fue notificado el nacimiento en el Hospital Regional Universitario Jaime Mota el pasado 29 de junio, un equipo del área materno infantil se trasladó al  lugar y realizó una evaluación a la madre y al recién nacido en Barahona.

Al dar lectura al informe del equipo evaluador, la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, explicó que el infante, masculino, nacido vía vaginal, pesó 3 libras y 12 onzas, con perímetro cefálico de 26.5 centímetros y fue rechequeado a las 18 horas del nacimiento, utilizando cinta métrica del CLAP, y su talla fue  de 27 centímetros con perímetro de también de 27 centímetros.

“Como hallazgo de interés al examen físico, el bebé muestra una cabeza pequeña con frente estrecha, fontanelas cerradas y cuero cabelludo redundante. Además, leve deformidad bilateral del pabellón auricular, paladar profundo y cuello corto”, explicó la ministra.

Guzmán Marcelino dijo que hasta el momento del informe no ha sido posible determinar con precisión la asociación causal con el virus Zika o enfermedades del grupo TORCH (toxoplasmosis, rubeola, citomegalovirus, herpes, VIH, entre otros) pese a las características físicas del niño.

Salud Pública resaltó que en seis consultas prenatales que tuvo la madre en una Unidad de Atención primaria (UNAP), no se verificó  signos y síntomas del virus y ella misma niega haber tenido la enfermedad, enfatizó.

Guzmán Marcelino, indicó que  esa institución, en coordinación con el Servicio Nacional de Salud (SNS), continuará dando seguimiento a la madre y al neonato, con información oportuna, seguimiento especializado a la evolución, crecimiento y desarrollo del bebé, al tiempo que garantizó el apoyo emocional para los familiares.

Deja un comentario