Kabul. Un soldado y ocho civiles afganos de la misión de la OTAN en Afganistán murieron en el ataque suicida con bombas a una base de tropas internacionales en Kabul en el que también fallecieron dos de los atacantes, informó hoy la Alianza Atlántica.

“Un soldado de Apoyo Decidido -la misión de la OTAN- y ocho civiles contratados murieron durante el ataque a una instalación de la coalición en Kabul”, denominada en inglés Camp Integrity, que “fue atacada a las 22.15” horas de ayer (17.35 GMT), dijo la Alianza en un comunicado.   “Dos insurgentes atacantes murieron”, añadió en la nota, en la que no especificó la nacionalidad de los miembros de la misión fallecidos, algo que corresponde a cada Estado de la organización multilateral.

Sin embargo, un portavoz de la OTAN en el país asiático, Brian Tribus, confirmó a Efe que los civiles muertos eran afganos, sin aportar más detalles.   El ataque a las instalaciones militares extranjeras en Qasaba, en el norte de la ciudad, comenzó cuando uno de los atacantes hizo explotar posiblemente un coche bomba a la entrada de las instalaciones y varios más iniciaron después un enfrentamiento con tropas extranjeras y afganas, a las que lanzaron granadas.

Este fue el tercer ataque insurgente registrado el viernes en la capital afgana, en una jornada en la que 37 personas murieron y más de 250 resultaron heridas.   A la 1.00 de la madrugada del viernes (20.30 GMT del jueves), la explosión de un camión bomba causó 15 muertos y 240 heridos, todos ellos civiles, en un atentado que apenas afectó al muro de un cuartel en el este de la capital afgana pero destruyó edificios de viviendas.

A las 19.40 horas (15.10 GMT) un atacante suicida hizo explotar los explosivos que llevaba en el acceso de una academia de Policía en la zona de Afshar de la capital, donde fallecieron diez personas, además del insurgente, y otras trece sufrieron heridas.

Deja un comentario