SANTIAGO.- El Ministerio de Salud Pública declaró ayer que la histoplasmosis, enfermedad que contrajeron 27 trabajadores que se intoxicaron mientras limpiaban los túneles de la hidroeléctrica Tavera-Bao, de los cuales tres han fallecido, no se transmite de persona a persona, ni de animal a persona.

Durante una rueda de prensa, José Manuel Puello, director general de Salud Colectiva del Ministerio de Salud Pública; Luis Roa, director de Salud Ambiental; Vanessa Quiñonez, y Eunice de los Santos, directoras provincial de esa dependencia en Santiago, dijeron en un encuentro con periodistas la tarde de hoy, que la histoplasmosis es una enfermedad que se puede contraer por larga exposición y contactos con excrementos de murciélagos y palomas.

 El Ministerio de Salud Pública dispuso que una comisión de técnicos de la Dirección de Salud Ambiental, de la Dirección General de Salud Colectiva, se trasladaran al lugar de la contaminación para hacer un levantamiento y un reporte oficial correspondiente.

Informaron, que movilizan el grupo de respuesta rápida provincial para conducir la investigación de campo y aplicar las medidas de control pertinente.

Los médicos refirieron que el reporte recibido se basa en la investigación de tipo descriptivo mediante la aplicación de fichas clínico epidemiológica del Sistema Nacional de Vigilancia, que incluye preguntas de datos demográficos y la clínica de la enfermedad, dijeron los funcionarios de Salud Pública a través de un documento que leyeron en la actividad.

Los especialistas dijeron que en diferentes centros de salud de la ciudad de Santiago de los Caballeros fueron ingresados 17 de las personas que posiblemente se expusieron a un hongo que se encuentra en excrementos de aves y murciélagos mientras trabajaban en la rehabilitación de tres conductos del embalse de Tavera-Bao.

 Comunicaron, que empeñado en determinar el diagnóstico definitivo de la enfermedad contraída por el grupo de trabajadores, de inmediato el Ministerio de Salud procedió a realizar las coordinaciones técnicas con expertos del Centro de Control de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos.

Deja un comentario