SANTO DOMINGO.- El ministro de Agricultura, Ángel Estévez, calculó este domingo que como consecuencia de la fuerte sequía que afecta al país, en la línea noroeste (región Cibao) se han perdido alrededor de 200 mil quintales de arroz.

Dijo que los estragos causados en los municipios, Castañuelas, Villa Víquez y Mao Valverde ha ocasionado la pérdida de más de 30 mil tareas plantadas del cereal, y se teme que otras diez mil tareas puedan correr la misma suerte.

Agregó que debido a la prolongada sequía no se podrá obtener la cosecha pasada la cual fue record ya que se obtuvo un millón de quintales adicionales por encima de la media habitual.

Estévez explicó que la falta de lluvias también ha provocado serios problemas a los productores de San Juan de la Maguana, una gran parte de los cuales no ha podido realizar sus acostumbradas siembras de arroz y otros rubros.

El funcionario también admitió que por dicha causa los precios de los víveres han tenido algunos incrementos, pero que el gobierno contempla mitigar su escasez con la producción de bananos del proyecto bananero la Cruz de Manzanillo, y como el excedente de exportación de los productores privados de la Línea Noroeste.

Sostuvo que pese a esa situación el país tiene garantizada la seguridad alimentaria, y puso como ejemplo el hecho de que la República Dominicana está entre las pocas naciones del mundo que produce más del 80 por ciento de los alimentos que consume.

Ángel Estévez informó también que el crecimiento del sector agropecuario es considerable, a tales niveles que en el primer semestre del presente año, las exportaciones de productos agrícolas y pecuarios crecieron en un 13 por ciento, según las cifras suministradas por el Banco Central.

El ministro de Agricultura admitió que en la República Dominicana no existían los controles de sanidad vegetal para impedir la entrada de la Mosca del Mediterráneo, lo que ha provocado la veda impuesta por Estados Unidos a frutas y vegetales que se producen en el país.

 Ángel Estévez agregó que la cartera que preside nunca había tenido una estructura para la detección rápida de plagas que pudieran penetrar al territorio nacional.

Estévez dijo que en el país apenas habían instaladas 220 trampas en toda la geografía, exclusivamente en los puertos y aeropuertos.

Sostuvo que dicho protocolo establece que se debe tener una cantidad determinada de trampas por metros cuadrados, las cuales deben ser leídas cada semana, como mínimo un 80 por ciento de las que están instaladas.

“Este problema nos ha traído a nosotros que ya a la fecha hayamos que tener 10 mil trampas en todo el territorio nacional, con más del 80 por ciento de lectura todas las semanas, con más de 300 personas, que tan poco existían, para el manejo y erradicación del brote.

El ministro de Agricultura fue enfático en afirmar que la República Dominicana está “libre” de presencia de Mosca del Mediterráneo, aunque hay un brote en Punta Cana.

Deja un comentario