Benito Montas
Benito E. Montas Domínguez

Por Benito E. Montás Domínguez

Benito Montas
Benito E. Montas Domínguez

A solo días de cumplirse el plazo fatal de cuatro años de ejercicio presidencial dentro del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas Maldonado se encuentra en una terrible encrucijada, aunque se muestre sonriente y decidido a permanecer más allá del 19 de julio, debería de sopesar las consecuencias.

La crisis del PRD es actualmente política, dos facciones enconadamente decididas a impedir que la otra domine. Sin embargo, la crisis comenzará a ser institucional, delictiva y anticonstitucional a partir del próximo 19 de julio si su actual presidente decidiera prolongar su mandato sin que sea realizada una convención que así lo decidiera.

Muchos no se han detenido a ver el artículo 216 de la constitución, el cual reza de la siguiente manera:

Artículo 216.- Partidos políticos. La organización de partidos, agrupaciones y movimientos políticos es libre, con sujeción a los principios establecidos en esta Constitución. Su conformación y funcionamiento deben sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley.

Si de acuerdo a la constitución de la República Dominicana los partidos políticos para poder ser conformados y considerarse que están funcionando deben cumplir con un requisito constitucional que de faltar eliminaría de por sí la personería jurídica de dicha institución, constitucionalmente hablando, dicho requisito constitucional es: “el respeto a la democracia interna y a la transparencia”.

La constitución dominicana establece que los partidos, agrupaciones y movimientos políticos están en sujeción a los principios establecidos en ella. Y en su artículo 6 reza: “Todas las personas y los órganos que ejercen potestades públicas están sujetos a la Constitución, norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico del Estado. Son nulos de pleno derecho toda ley, decreto, resolución, reglamento o acto contrarios a esta Constitución.” Por lo tanto, ninguna acción, ley, reglamento o decisión puede estar en contra de esta.

Lo anterior nos lleva al desarrollo lógico de la idea, como podrá Miguel Vargas Maldonado permanecer más allá del 19 de julio, fecha en la que culmina su periodo de cuatro años al cual fue elegido por los organismos del Partido Revolucionario Dominicano y ratificado en la convención del 27 de Septiembre de 2009, fecha que ha sido certificada por resoluciones de la Junta Central Electoral. Se recuerda que Miguel Vargas se ufanaba de alegar que había sido ratificado por un 98% de los perredeistas.

Si constitucionalmente, los partidos para poder funcionar deben mantener la democracia interna como uno de los principios constitucionales, y ninguna ley, resolución o sentencia puede estar por encima de ella, como pretende Miguel seguir más allá del 19 de Julio, solo en violación a la democracia interna, imponiéndose por encima de la institucionalidad partidaria y violando la transparencia de los procesos estatutarios de la organización que preside.  De hacer dicha locura se colocaría él y también al PRD de espaldas a la constitución en su artículo 216, eso traerá consecuencias funestas.

Como la Junta Central Electoral es una institución del Estado dominicano y obligada a cumplir con la constitución de la República, no podría proveer los fondos a un partido político que estaría fuera de la constitución o en otras palabras inexistente. Si por alguna razón proveyera los fondos que son entregados a los partidos políticos podría ser sometida a la acción de la justicia.

Como dijera el pleno de la Junta Central Electoral, el 21 de febrero : ”Para esta institución, la situación de esta organización política, es exclusiva de uno de los partidos del sistema, y debe ser superada con las iniciativas, esfuerzos y normas legales y estatutarias puesta a su alcance; sus líderes, por el bien del país, la estabilidad de la democracia y la fortaleza del sistema de partidos, deben contribuir a encausar a su partido por los principios y valores que están contenidos en el artículo 216 de la Constitución de la República. La JCE confía en la capacidad y voluntad de la unidad interna de sus miembros y  al respeto a las decisiones institucionales.” La JCE está muy clara en cual debe ser su labor al respecto y no creo que decida violar ella misma el artículo al que hace alusión como la vía de solución a los conflictos internos en el PRD, por lo tanto, una eventual continuidad de Miguel Vargas conllevaría a la no entrega de los recursos correspondientes al PRD.

Por su parte, si Miguel Vargas Maldonado, decidiera en su osadía ir más allá del 19 de julio podría ser sometido penalmente por cualquier perredeista que se sienta afectado. Como no tendría el derecho legal a presidir el PRD todo acto que implique el uso de fondos del Partido Revolucionario Dominicano, estarían siendo usados por una persona que no tiene la calidad para hacerlo y por lo tanto, podría ser perseguido penalmente por el uso y usufructo de esos fondos a los que ya no tiene autorización.

Muchos podrán hacer todos los alegatos que se deseen, sin embargo, este es un caso que tiene implicaciones hacia todo el sistema de partidos políticos, si Miguel puede ir más allá del 19 de Julio como presidente del PRD y si por artimañas es ratificado por el Tribunal Superior Electoral, cosa que por lógica legal debería ser eliminada por el Tribunal Constitucional, aunque sabemos que la lógica jurídica no es lo que está dominando estos tribunales,  pondría en las manos de cualquier actual presidente de un partido político la potestad de decidir cuándo se retira del cargo y de pasarle por encima a la constitución de la República en su artículo 216 que obliga a la democracia interna y la trasparencia.

Lamentablemente para Vargas Maldonado, que habla bastante de institucionalidad, deberá decidirse por apegarse a lo institucional y a lo constitucional dejando el cargo el próximo 19 de julio. Al final es realmente lo más conveniente para él, pues son muchos los perredeistas con calidad para ejercer la acción en justicia.   

2 Comentarios

  1. todas las instancias del estado estan tratando de mantenerse al margen de la crisis que invade al PRD, Deben supercar eso solos o estan condenados a la anarquia interna.
    hannibal

  2. Esta super interesante este articulo y coincide con lo que siempre he criticado del Sr. MVM cuando osa de hablar de la institucionalidad y la constituionalidad, sin repara que el y nadie mas que el la estan violando, resistiendose a cumplir con lo que estas estipulan.

Dejar respuesta