El director de Migración, mayor general Rubén Darío Paulino Sem, dispuso una investigación sobre la denuncia del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes de Jimaní, de que supuestamente se están realizando expulsiones colectivas de extranjeros indocumentados por los puntos fronterizos del país.

Paulino Sem dejó claro que desde su llegada a la Dirección General de Migración el 30 de abril pasado no ha dispuesto ningún tipo de repatriación y mucho menos colectiva, como refiere la denuncia.

“Somos respetuosos de las disposiciones emanadas del Poder Ejecutivo y el cumplimiento de la Ley 169-14 del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, mientras permanezca en vigencia este programa”, declaró el funcionario según un despacho de prensa.

Agrega el comunicado que el personal de Migración que opera en los puntos fronterizos del país realiza su trabajo en el marco de lo establecido en la Ley 285-04 que rige este organismo y lo propio de la Ley 169-14, y que en ningún momento actúan fuera de este marco legal.

No obstante, el mayor general instruyó para que en el menor tiempo posible se investigue la denuncia y solicitó al Servicio Jesuita ofrecer mayores detalles acercándose a la institución.

Deja un comentario