El procurador general de Medio Ambiente en el departamento judicial de San Cristóbal clausuró temporalmente diez centros de diversiones por contaminación sónica y otras violaciones a la ley sobre la materia.

Rigoberto Santana del Rosario informó que los establecimientos fueron clausurados por 90 días, y operaban en esta ciudad, Baní y Villa Altagracia, donde los vecinos de dichos centros de diversiones se quejaron por ante las autoridades.

Explicó que el cierre fue ordenado porque los mismos tocaban música con un volumen más alto que el permitido, causando molestias en los vecinos y moradores de los alrededores.

Santana del Rosario informó que dos de los centros de diversiones clausurados temporalmente en Villa Altagracia estaban ubicados próximos a una iglesia y un colegio.

En Baní fueron cerrados otros centros de diversiones ubicados en los sectores de Quijá Quieta y Matanzas, donde el alto volumen de los equipos de música no permitía a los vecinos descansar.

Resaltó el apoyo que le ha brindado el Centro de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA), que en muchos casos acompaña al personal de Medio Ambiente en los operativos anti ruidos.

Santana del Rosario dijo por otra parte, que un personal especializado mantiene vigilancia en los ríos de San Cristóbal, Baní y Villa Altagracia y otras zonas, a fin de evitar la extracción indiscriminada de materiales y el lanzamiento de basura y desperdicios y animales muertos.

Deja un comentario