A sus 70 años, tras superar un cáncer de garganta y esquivar una fuerte crisis matrimonial, Michael Douglas asegura a Efe que se siente “con más energía y ganas de trabajar que nunca” y se muestra “feliz” de pertenecer a una industria que, aunque ha cambiado, “aún necesita a gente mayor”.

Douglas, ganador de dos Óscar y casado con Catherine Zeta-Jones, fue diagnosticado en 2010 con un tumor maligno en la garganta. Se sometió a quimioterapia y siete semanas de radiación, una experiencia que no dudó en calificar de “infierno”. “No es que me cambiara la vida”, dijo el actor.

“Es que veo la vida”. “Si hubo algún momento en que no le di el valor adecuado, ya se esfumó”, declaró. “Por eso -añadió- sigo trabajando con pasión. Fue una bendición hacer ‘Behind the Candelabra’ justo después del cáncer, y luego han llegado grandes oportunidades que no esperaba. Me siento con más energía y ganas de trabajar que nunca”.

“Behind the Candelabra”, donde encarnaba al músico homosexual Liberace, le dio uno de los mejores papeles de su carrera. Así lo considera el propio actor, que cita también los de “Wall Street” y “Falling Down” como sus preferidos. Encarnando a Liberace ganó el Emmy, el Globo de Oro y el premio del Sindicato de Actores de EEUU (SAG).

Después disfrutó de lo lindo en “Last Vegas”, junto a Robert De Niro y Morgan Freeman, y ahora se zambulle en el universo de Marvel con “Ant-Man”, de estreno el próximo viernes en EEUU.

Deja un comentario