Un total de 36.593 indocumentados han abandonado voluntariamente República Dominicana desde el pasado 18 de junio, un día después de que venciera el plazo de inscripción en el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, informó hoy la Dirección General de Migración (DGM).

De este total, 8.261 son menores de edad, precisó la DGM en un comunicado, en el que indicó que hará una evaluación del Plan de Retorno Voluntario Asistido que realiza el Gobierno a través de este organismo para facilitar el regreso a su país de los extranjeros que se encuentran en territorio dominicano en situación irregular.

Durante el proceso de evaluación, afirmó, “continuará ofreciendo las facilidades necesarias a quienes soliciten asistencia para retornar a su país de forma voluntaria”.

“Continuaremos asistiendo con transporte terrestre y de carga a los extranjeros en situación irregular en el país que decidan regresar a su patria, es el interés del Gobierno continuar ofreciendo este servicio desde la DGM, mientras evaluamos los resultados del Plan”, agregó el organismo en su comunicado.

Mediante la aplicación del Programa de Regreso Voluntario, Migración ofrece camiones de carga para el traslado de las mudanzas y ajuares de quienes deciden regresar a su patria de manera voluntaria.

Asimismo, ofrece facilidades para que puedan establecer los contactos necesarios con las autoridades consulares y diplomáticas de sus naciones.

El director de Migración, Rubén Darío Paulino Sem, advirtió el pasado 2 de julio que el país podría empezar a deportar a partir de mañana a los indocumentados que no se acogieron al Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

En declaraciones a los periodistas, el funcionario recordó que ese día vence el plazo de 15 días dado por el Gobierno a los inmigrantes, mayoritariamente haitianos, que quedaron fuera del Plan para que se acojan al retorno voluntario aprovechando las facilidades otorgadas por el Ejecutivo en ese sentido.

A partir del 6 de julio, dijo, empezarían las deportaciones, aunque subrayó que quedará a “discreción” del presidente del país, Danilo Medina, finalizar o prorrogar la gracia dada a los ilegales.

El Plan Nacional de Regularización de Extranjeros y la Ley Especial de Naturalización, que venció el 1 de febrero, surgieron tras una sentencia del Tribunal Constitucional (TC), emitida en septiembre de 2013.

Al Plan Nacional de Regulación de Extranjeros se acogieron 288.466 indocumentados, la mayoría haitianos, y 8.755 lo hicieron a la Ley especial de Naturalización.

El principal temor de las ONG y algunos organismos internacionales es que, tras finalizar el plazo para acogerse al plan de regularización, no solo se lleven a cabo deportaciones masivas en República Dominicana, sino que en las mismas se arrastre a personas nacidas en el país hijos de haitianos indocumentados.

Deja un comentario