Madrid. El diputado de Ultramar Marcos Cross criticó la forma desconsiderada con que personalidades de países extranjeros, avalados en informaciones sin fundamentos,  promueven incitaciones lesivas a la nación dominicana, al extremo de llamar a un boicot al turismo de nuestro país,  por los planes de regularización de extranjeros en la República Dominicana.

El representante de los dominicanos en Europa hizo estas declaraciones durante un recorrido por Europa, donde realizó asambleas en Ginebra y Zúrich en Suiza, Londres en Reino Unido y Madrid en España.

El legislador citó los casos de los alcaides de New York en los Estados Unidos de Norteamérica y el de Montreal en Canadá, así como publicaciones  en el diario El País de España y las expresiones que de manera inesperada El departamento de Estado de los EE. UU,  también se hizo en términos irrespetuosos, con relación al manejo migratorio de la República Dominicana en el caso de los indocumentados que residen en su territorio.

Marcos Cross, quien tiene experiencia diplomática de varios años, aclaró que es un derecho de soberanía del país controlar las fronteras y decidir quién entra y quién no, a su territorio, quién es dominicano y quién no lo es. Al mismo tiempo recalcó que los dominicanos hemos sido solidarios, coherentes y respetuosos de los derechos humanos al  momento de aplicar nuestras leyes migratorias y enumeró los pasos que se han dado para llegar a este punto.

1ro. Se estableció una ley que reconoce la nacionalidad a los nacidos en el territorio nacional y se inscribieron en el registro civil dominicano aun con documentos no autorizados por las leyes dominicanas para merecer la documentación que le acredita como ciudadanos dominicanos (Ley 169-14).

2do. Esta ley a su vencimiento se prorrogó por 90 días más,  dando mayor tiempo y facilidades, para que quienes tienen derecho a mantener la nacionalidad dominicana, según se expresó en los artículos de la misma, no se queden fuera.

3ra. El presidente de la república, Danilo Medina Sánchez, dictó el decreto 327-13, dándole la oportunidad a cientos de miles de ciudadanos extranjeros a obtener un documento que les permita mantenerse en el país de forma legal, sacándole de la marginalidad laboral y sanitaria.

Después de citar las fases del proceso, Cross dijo que quienes atacan a la República Dominicana, visto que no todos los extranjeros pudieron acogerse al Plan de Regularización, han aprovechado la oportunidad para desatar una campaña indiscriminada contra este país,  intentando una vez más, poner en marcha las intenciones que nunca han expresado con claridad, pero que han mantenido  presente, como  una salida a la situación de miseria,  insalubridad, ingobernabilidad y de Estado fallido del pueblo Haitiano, la integración de las dos partes de la isla en una sola nación.

En el mismo orden expresó que la solución a la situación haitiana no está en la unificación de la isla. “Somos dos pueblos totalmente distintos, diferenciados en el idioma,  la gastronomía, la educación y en la religión. No pudimos convivir con ellos aun  en el prolongado tiempo de ocupación desde 1822 hasta 1844, hoy tampoco es posible”, señaló el diputado que representa los dominicanos en Europa.

“Las naciones ricas que hoy tienen estos planes deben pensar en otra solución ¿Por qué no copian de iniciativas como la asumida por los países de la Unión Europea, en el caso de los emigrados africanos en territorio Griego, donde los países se distribuyen  entre ellos los más de 40 mil ciudadanos africanos llegados a sus costas? Tomen ejemplo, no nos dejen esa carga tan pesada a los dominicanos que hemos sido más solidarios que todos los países del exterior cuando nos han necesitado”, dijo Cross.

Al mismo tiempo hizo un llamado a Los Estados Unidos, Francia, Canadá y a la Unión Europea para que vayan en auxilio de Haití; nosotros también continuaremos siendo solidarios, pero sin injerencia extranjera. “El presidente Danilo trazó las pautas, somos una nación soberana, somos un país libre, somos REPÚBLICA DOMINICANA”, concluyó el diputado.

Deja un comentario